Autoklassen: de urbanos a berlinas

En este momento estás viendo Autoklassen: de urbanos a berlinas

A lo largo de los años, las marcas de coches de todo el mundo han ido cubriendo la necesidad de tener diferentes gamas de coches en sus filas para satisfacer a los distintos perfiles de clientes. Al principio (hablamos de 1930 o incluso antes) podríamos decir que se contaba con dos modelos básicos, modelos familiares y modelos de dos puertas enfocados al ocio. Si seguimos década tras década en adelante, podremos observar cómo cada marca ha ido incluyendo diferentes tipos de coches. Podemos ver cómo los norteamericanos supieron llenar el hueco de los agricultores con las conocidas pick-up, o los japoneses con sus microcoches, capaces de plantar cara a los problemas más graves de tráfico de las grandes urbes. 

En estos artículos vamos a ver con cierto detalle los tipos de coches que ofrecen las marcas de nuestros días, y los más destacados o mejores dentro de estas categorías, y finalmente haremos la balanza entre la utilidad o si solo sirven para tapar necesidades creadas y no reales. 

Tipo urbano

A día de hoy, es difícil imaginar una ciudad sin la presencia de estos pequeños coches. Estos coches tienen sus peculiaridades, fundamentalmente un escaso motor en las versiones menos equipadas y más baratas, aunque es cierto que existen algunas versiones más picantes y llamativas por un pequeño sobrecoste. El objetivo de estos coches no es otro que el de facilitar el movimiento por las grandes ciudades, facilitar el aparcamiento, emitir menos emisiones, y ser lo más práctico posible en el uso del día a día. Como contrapartida, vais montados en un coche de escasa estabilidad debido a su suspensión y diseño. 

Además, un factor a tener en cuenta es que al tener motores pequeños enfocados en bajar consumos y ser agradables en ciudad, las prestaciones en carretera son muy discretas, y en caso de colisión, no os gustaría para nada ir en este tipo de coche. 

Este concepto de coche es más antiguo de lo que parece. De hecho, BMW con el conocido Isetta en la década de los 50 demostró que era posible. 

¿Recordáis el coche de Steve Urkel? Pues sí, era un BMW Isetta. 

Tipo subcompacto

Podríamos decir que este tipo de coche es la evolución de los anteriores, pero lo cierto es que estaban antes. Modelos como Opel Corsa, Peugeot 206 o Seat Ibiza son coches que nos llevan acompañando desde antes de la década de los 90. Estos coches dan un salto de equipamiento y prestaciones bastante importante, siendo capaces de ofrecer más utilidad al día a día, y siendo capaces de afrontar viajes por carretera sin mayor dificultad que el ritmo que se quiera llevar.  

Incluso hay versiones muy potenciadas que ofrecen comportamientos muy deportivos, que han derivado en sus respectivas versiones de rally. También se ofrecen versiones más familiares tipo ranchera o versiones más egoístas que han derivado en pequeños descapotables. La estrella de este mercado en nuestro país es el Seat Ibiza, hermano menor del Seat León, disponible hasta los 200 CV, aunque eso sí, este ya no depende de Seat directamente, sino que depende de la marca deportiva de Seat, Cupra.

Tipo compacto

Este tipo de coche ha arraigado muy fuerte en todo el continente europeo, sus ventas han crecido de manera exponencial a lo largo de toda su vida comercial. 

Un buen ejemplo es el Volkswagen Golf. Desde su salida al mercado hacia 1974, su expansión y liderazgo ha sido indiscutible, marcando tendencia y camino para otras marcas.

La razón de éxito de estos coches es simple: ofrecen un tamaño bastante razonable, tanto para viajar como para desenvolverse en la ciudad, un maletero digno y motorizaciones muy conseguidas que buscan el término medio entre prestaciones y economía.

Algunas marcas como Mercedes Benz apostaron por modelos parecidos sin mucho éxito como el Clase A, pero han cambiado de rumbo y han dado una estética más agresiva y un cambio drástico en su enfoque, haciendo cara al claro líder de este segmento, el Golf.

Tipo berlina

Las berlinas son el salto por tamaño y aptitudes en carretera más significativo. Una berlina se caracteriza por tener unas muy buenas aptitudes en carretera, un tamaño generoso para viajar y, según qué marca, un salto en calidad y lujo también muy significativo. Si bien este concepto no es nada nuevo, las berlinas han estado siempre con nosotros, desde la clase E de Mercedes-Benz hasta el Kia Stinger y su imponente estética.

A lo largo de los años, las berlinas han perdido protagonismo debido a la creciente venta de SUV en el continente, pero un cierto porcentaje de clientes siempre ha preferido este tipo de carrocería a la voluminosa carrocería de un SUV. Al igual que sus hermanos menores, las berlinas de hoy día ofrecen todo tipo de variantes, desde familiar hasta coupé, e incluso descapotables.

También se ofrecen versiones más refinadas y deportivas, cada marca puede equipar su paquete deportivo o su paquete de extras de lujo. Marcas como Mercedes lo deja de mano de AMG, mientras que otras marcas se especializan ellas mismas en este tipo de equipamiento.  

Hemos visto en este artículo cuatro segmentos muy diferentes de coches, que si quisiéramos podríamos desglosar en más segmentos, y así rizar el rizo, pero no quiero causar más caos dentro del mar de modelos de coches que ya hay, así que en el siguiente capítulo seguiremos desglosando los principales segmentos del automóvil. 

Deja una respuesta