Autoklassen II: descapotables, coupés, deportivos

En este momento estás viendo Autoklassen II: descapotables, coupés, deportivos

En el anterior artículo pudimos ver qué clases de coches eran las más populares en nuestras carreteras, y cómo cada una de ellas tenía sus pequeñas clases dentro de sí mismas. En esta segunda parte, vamos a indagar en otras clases de coches menos comunes, pero con un gran protagonismo que no podemos obviar. Cada coche cubre una necesidad del conductor, desde conducir desde el punto A al B, hasta ponerle una sonrisa en una carretera revirada. 

Sobre gustos no hay nada escrito, pero cada conductor se identifica con una clase determinada de coche. 

Tampoco debemos olvidar que al igual que ocurre con unos neumáticos mixtos, un todocamino o unas zapatillas deportivas, que se adaptan a multitud de situaciones, realmente no están especializados en algo en concreto, con lo cual no son buenos en realidad en nada.

Ahora veréis a qué me refiero.

Descapotables

Generalmente, este tipo de coche no se suele ver mucho, pero en ciertas regiones del país (sur y costa fundamentalmente) sí que podemos ver auténticas bellezas de techo retráctil. En este segmento encontramos varios subsegmentos, como deportivos descapotables de dos plazas (roadster), coupés que han pasado a su versión descapotable para aumentar el mercado, e incluso podemos ver auténticos sin sentido como todocaminos descapotables (Evoque). 

Este tipo de coche es sencillamente para disfrutar, abrir la capota y notar el aire en la cara. Algunas veces se pueden ver auténticas bellezas, como el Ford Mustang, que además te acompañan con la suave melodía de un buen motor de gasolina.

Conducir un descapotable con motor diésel es como escuchar un concierto con unos auriculares de mala calidad.

Tipo coupé

La definición de coupé se corresponde a coches con un estilo de carrocería muy bajo, líneas deportivas agudas, que apuesta antes por el estilo que por la comodidad de la entrada y salida de pasajeros en su interior. Tras esta definición un tanto generalista, existe un amplio debate acerca de la definición de coupé, ya que las marcas han ido sacando diferentes modelos de coches con denominación de coupé, pero que nada tiene que ver con los orígenes de estos. 

Veamos un ejemplo.

Si consideramos la saga Sportback de Audi como coupé, tendréis a favor unos cuantos devotos, y también tendréis unos cuantos detractores que piensan que un coupé no es así.

Personalmente, pienso que la esencia de los coupés se está perdiendo, y deberíamos ser más estrictos con la admisión de este tipo de carrocerías, como es el caso de Audi.

Tipo deportivo

Al igual que el caso anterior, e incluso más grave aún, la categoría de coche deportivo se ha visto bastante salpicada por coches que sin llegar a ser deportivos, se han clasificado como tales.

Por ejemplo, un BMW Z4 es un coche deportivo, con unas cualidades claramente enfocadas al disfrute de la carretera y no al transporte de pasajeros. Hasta ahí todos de acuerdo.

Por otro lado, un Seat León FR solo es un compacto potenciado, con un tarado de suspensiones más duro, pero totalmente enfocado al día a día, y a llevar a pasajeros del punto A al punto B. 

Es ridículo cuando alguien se empecina en que su coche es un deportivo cuando realmente solo es un pequeño compacto con aires de superioridad. Un verdadero deportivo está diseñado y concebido para sacar el máximo jugo a su motor y chasis, no debe conceder comodidades que realmente no son propias de su clase.

Eso sí, tampoco debemos encasillar coches que aparentan ser deportivos, por ejemplo un E Coupé de Mercedes, como un auténtico deportivo. Tan solo estamos ante un buen coupé con dos puertas y un acabado impoluto.

Y esto es todo por hoy. Para terminar, si queréis tener uno de estos coches, informaos bien, leed opiniones, no seáis del montón. Esto quiere decir que aprendáis de vuestro coche, leed descripciones, prestaciones, y claramente qué tipo de coche es el que tenéis, no caigáis en convertiros en el cuñado que sabe de nada.

Deja una respuesta