Autoklassen III: 4×4, monovolumen y caravanas

En este momento estás viendo Autoklassen III: 4×4, monovolumen y caravanas

En el anterior artículo de esta saga pudimos ver cómo los deportivos eran coches con un uso muy exclusivo y dedicado plenamente al placer de la conducción, incluso vimos la diferencia entre deportivos de verdad y compactos con sobredosis de esteroides. 

En esta tercera y última parte, vamos a conocer la antítesis de la deportividad, y cómo algunos tipos de vehículos han evolucionado para satisfacer más tipos de demanda, y otros han involucionado para terminar siendo vehículos inútiles en su cometido original, y cada vez más parecidos a un turismo normal. 

Con esta parte final no quiero parecer demasiado “dinosaurio”, pero la realidad es que a veces las marcas se dejan guiar demasiado por la demanda de un producto, sacrificando la calidad en el proceso, y dejando a otro tipo de consumidor menos convencional con muy pocas opciones de compra.

SUV, todoterreno, pick-up

Este sector en concreto ha ido evolucionando, fluyendo al son de la demanda, hasta el punto que los usuarios de 4×4 de verdad se han visto con opciones de compra tan escasas que es mejor optar por el mercado de segunda mano. 

¿Cómo ha pasado esto?

Es sencillo, la demanda de coches con forma de 4×4 es alta, pero esos usuarios no necesitan la mayoría de complementos mecánicos que tenían antes los 4×4 de verdad, por ejemplo la reductora, bloqueos de diferencial y otros artilugios. La postura de conducción, la robustez de la carrocería y la apariencia de estos SUV son sus mayores bazas para ser el segmento que más crece actualmente. 

Si nos decidimos a buscar un SUV, podríamos dedicar horas a ver los diferentes modelos, con diferentes tamaños, diferentes formas, y por supuesto con híbridos y eléctricos de por medio. Por el contrario, si lo que buscamos es un 4×4 de toda la vida, lo más normal es que dediquemos una hora en el mercado de los coches nuevos, y luego naveguemos en el mar de coches de segunda mano, donde las opciones son más variadas y mucho más baratas. 

Las pick-ups son la resistencia verdadera de los 4×4, la mayoría mantienen la reductora, una configuración clásica de chasis de largueros, y lo que es mejor, muchas flotas de empresa están llenas de ellas. Además, como 4×4 hay opciones muy interesantes, tanto nuevas como en ocasión.

Monovolumen

Este tipo de coche familiar es todo lo contrario a la deportividad. Siendo claros, digamos que es la derrota personal a tu espíritu deportivo en cuatro ruedas. Si el yugo de tu matrimonio te obliga a conducir este tipo de coche a diario, solo hay dos posibles causas: nunca te han gustado los coches de verdad o básicamente es por necesidades económicas. 

Este coche es ideal por espacio, seguridad, y para hacer viajes en familia, su mayor virtud es la configuración interior en la que pueden viajar cómodamente 7 ó 9 personas. Cada día que pasa este segmento de coches para amantes de la adrenalina (nótese la ironía), está cayendo debido a que los SUV ofrecen casi lo mismo, pero con una estética más atractiva, sumado a la realidad de que cada vez las familias numerosas son menos frecuentes. He podido conducir un vehículo de estas características, y como coche de ocio o para viajes con amigos, práctico y cómodo es; pero si queda algo de juventud y deportividad en ti, jamás comprarás uno.

Comercial/Camper/Caravana

Las furgonetas comerciales como tal son furgonetas dedicadas al mundo industrial, pero últimamente han salido variaciones de estas convirtiéndose en pequeñas caravanas donde sobrevivir, o vivir medianamente bien dependiendo del presupuesto y proyecto que se realice con estas. Lo básico es coger una furgoneta tipo Ford Transit de techo alto y configurarla por dentro como una mini casa, con su Wc, televisor, cama, nevera… todo lo que se pueda. 

Pero tiene sus problemas. 

El primero es el acostumbrarse al espacio reducido del que disponemos, y luego hay que tener claro que esta modificación no basta con poner placas de madera por dentro y pintar soles y lunas por fuera, sino que debemos blindar la carrocería por dentro de aislante, preparar un buen diseño y finalmente pasar por el visto bueno en la homologación.

Las caravanas, ya sean capuchinas, integrales o perfiladas, son vehículos específicamente diseñados por carroceros especializados en este tipo de vehículos de ocio, con lo cual en este caso vienen mejor preparadas que una camper y ofrecen más espacio y más calidad de vida.

Mi conclusión final es que si sois una persona con algo de deportividad, os gustan las cosas prácticas y preferís dormir en una cama de verdad, lo suyo es decantarse por una buena berlina con un acabado que os guste, un motor que vaya sobrado, y dejad las noches de sueño en los hoteles, y los niños en Disneyland. Os dejo un enlace para recordar un guiño a esos viajes en familia.

Deja una respuesta