Averías veraniegas: clima y electrónica

En este momento estás viendo Averías veraniegas: clima y electrónica

Cuanto más avanza el verano en nuestro soleado país, y más olas de calor sacuden nuestras carreteras, mayor es el sufrimiento de nuestros coches en estas condiciones climáticas tan extremas. En esta parte vamos a ver otro punto mecánico que no solo afecta al coche, sino que también afecta a los pasajeros de igual manera, incluso poniendo en peligro su seguridad.

Climatización en general

¿Sabéis ese dicho de que solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena? Pues el tema de la climatización en este país se resume a este dicho: solo cuando llega la primera ola de calor y nos fusionamos con el asiento del coche recordamos que ya el año pasado, no iba bien el clima y deberíamos haberlo mirado.

Si pensamos en el sistema de climatización, se nos viene a la mente averías ya mencionadas en otros artículos como carga de gas del sistema, electroventilador del clima y fugas. Pero la realidad es que pocos talleres saben realmente tocar estos sistemas actuales tan sofisticados. No solo depende del sistema básico y la efectividad de elementos principales como compresor y flujo del ventilador interior, encargado de surtir de aire fresco el habitáculo. Otros sistemas más pequeños, más escondidos y más difíciles de arreglar, pueden convertir vuestro verano en un auténtico infierno. 

Pequeñas cosas que pueden afectar a tu clima: trampillas

Pongamos el caso de las trampillas del clima bizona. Estas trampillas del tamaño de la palma de la mano son las encargadas de jugar con el flujo de aire caliente y frío en cada zona del coche que esté destinada a diferentes pasajeros. Cuando estas trampillas se bloquean o fallan, podemos perder una gran cantidad de efectividad en nuestro sistema de climatización, e incluso puede darse el caso de que en un lado esté saliendo casi calor y el otro a una temperatura decente. 

Por supuesto, y hablo por experiencia, casi siempre es el lado del conductor el que se convierte en una zona infernal, y solo sale frío por la zona del copiloto o las rejillas traseras. Para arreglar este problema, yo recomiendo actuar con cautela

¿Por qué? Es posible que pasemos de un simple reinicio mediante diagnóstico del módulo del clima, a tener que desmontar todo el salpicadero, y eso supone una cantidad de dinero muy considerable. 

Después de realizar diagnosis y resetear a valores de fábrica el clima, debemos probar de nuevo el clima en condiciones extremas, no probar sin que haga calor, sino que debemos exigirle el máximo para averiguar si de verdad hemos arreglado algo. Pasado este procedimiento poco costoso, (y la verdad, con un ratio de éxito escaso) procederemos a la cirugía. Debemos averiguar qué rejilla de ventilación no cumple con lo demandado, y encontrar la manera de desmontar dicha rejilla para acceder al mecanismo de la trampilla que no funciona. 

Seré claro, si no lo veis viable, ni lo intentéis. Podéis pasar de unos ruiditos y algún desajuste de fábrica a un salpicadero que parezca un Picasso relleno de una orquesta sinfónica de ruiditos.

Pequeñas cosas que pueden afectar a tu clima: caja de resistencias

La caja de resistencias comanda la velocidad del ventilador interior del clima, principal encargado de meter caudal en nuestro habitáculo. Dichas resistencias se encuentran conectadas con este ventilador y son las encargadas de que funcione a ciertas velocidades según demanda del clima. Es un elemento que se puede reparar, y además es fácil de localizar y cambiar. Si esta es vuestra avería, literalmente os ha tocado la lotería, ya que en comparación con las demás, es económica y fácil de arreglar, y no supondrá más de 100€.

Fallos eléctricos 

Aquí no quiero indagar mucho, ni tampoco meterme en reparaciones de unidades electrónicas. Sin más, solo diré que algunos componentes eléctricos vienen aislados de las altas temperaturas de funcionamiento. Pero todo tiene su fin, y a veces dicho aislante deja de ser útil, y componentes de centralitas y otros sistemas electrónicos sucumben a las altas temperaturas, generando de esa manera los fallos fantasma y la entrada del modo emergencia del coche.

Mi recomendación es que no compréis centralitas y otros de desguace. Lo mejor es repararlo en talleres de electrónica, o bien comprar unidades por eBay u otro portal, que ofrecen cierta garantía. Estos componentes no son baratos, y si compráis alguno de desguace es muy probable que se encuentre en las mismas o peores condiciones.

La paciencia es una virtud

Si os encontráis estas averías en pleno verano, lo normal es entrar en pánico y maldecir un par de veces, ya que vivimos en un país bastante caluroso por lo general. En estos casos lo mejor es  investigar y tranquilizarse. Sobre todo porque en estos temas es fácil empezar a cambiar un componente detrás de otro, y finalmente ascender de los 100€ a los 1000€.

Y adiós vacaciones.

Deja una respuesta