Averías veraniegas: tapicería, la gran olvidada

En este momento estás viendo Averías veraniegas: tapicería, la gran olvidada

Para finalizar esta saga de artículos veraniegos, y con los mejores deseos de que evitéis el surtido menú de averías y situaciones expuestos en los anteriores artículos, este último lo voy a dedicar a una parte del coche fundamental, a la que a veces se descuida, desembocando en desgastes prematuros y limitaciones de visibilidad. 

Tapicería y cómo protegerla 

Cuando circulo con mi coche o moto particular, a veces puedo contar filas interminables de coches aparcados, de diferentes categorías, años, estado… Todos tienen algo en común. ¿Adivináis? Todos sin parasol, sin protección y a unos 40º C a pleno sol. 

Este descuido generalizado del cuidado del interior del coche da lugar a algunos temas más peliagudos, como por ejemplo la seguridad, plásticos rajados y de ruidos en dichos plásticos. 

Seguridad, desgaste y ruidos

Cuando el habitáculo de nuestro coche se expone a temperaturas por encima de los 35 ó 37 grados centígrados, lo que estamos provocando es un efecto invernadero a pequeña escala en un recinto de poco más de 4 metros cuadrados. 

Imaginad la siguiente escena: 4×4 familiar o SUV, todo el día de playa o día de campo con la familia, el coche al sol durante unas 12 horas, y acto seguido metemos los críos en el coche con una variación de unos 10ºC.

¿Resultado? Posible golpe de calor, sin contar con las quemaduras que se pueden generar al contacto de la delicada piel de los niños con molduras de aluminio, o plásticos duros que alcanzan mayores temperaturas debido a la mayor facilidad de absorción de los rayos del sol. 

Este es el caso más grave porque puede afectar a la salud de los nuestros directamente. Lo segundo es el desgaste prematuro de los plásticos y aparición de rajas y ruidos. El plástico de los coches es normalmente agradable al tacto, debido a los polímeros y acabados que estos reciben. Esto es bueno con respecto a la sensación de calidad y confort que nosotros percibimos, pero letal con respecto al calor, debido a que estos polímeros se unen y separan con los cambios bruscos de temperatura. 

Habréis observado en algunos modelos, como el Range Rover Sport de 2006/2007, que debido al calor, donde se ubica el airbag del acompañante se marca al principio perfectamente la forma del recipiente del airbag. Acto seguido se raja el salpicadero, y así tenemos un salpicadero de un coche de 80000€ rajado como en cualquier otro. Esto se puede aplicar a muchos más modelos, pero este en concreto es ejemplar. Podemos evitar este desagradable fenómeno con una protección tan simple como un parasol, una manta protectora para el salpicadero. Aunque la mejor protección es, sin duda, 8 horas en un fantástico párking, donde estará protegido de todo fenómeno climatológico.

Esos odiosos ruidos

Los ruidos en puertas, salpicadero, ubicación de la radio, es más fácil de explicar, e igual de fácil de evitar. La mayoría de ruidos aparecen por la dilatación y contracción de estos plásticos, dejando holguras en ajustes de puertas, marcos de radios y otros elementos. Si protegemos adecuadamente nuestro coche de estas temperaturas extremas, y de los rayos del sol, disfrutaremos de una sana longevidad del interior de nuestro vehículo, y a la vez protegeremos lo más importante que transportamos en él, nuestra familia.

Visibilidad y limpieza

A parte de por estética, la limpieza de mosquitos y residuos en la carrocería de nuestro coche es también un factor muy importante para la seguridad general que podemos llevar al conducir un coche con una buena visibilidad. Podemos llevar una conducción muy anticipada a los diferentes obstáculos que veremos por el camino, y con ello anticiparnos también a movimientos de otros vehículos. 

La pintura de nuestros coches es bastante resistente. Sin embargo, colores oscuros y pinturas de ciertas marcas de coches no son muy amigas del sol. Algo tan simple como una funda de 20€ durante una semana en la playa, podría alargar la vida de nuestra laca protectora unos cuantos años. Por otra parte, los mosquitos y otros insectos están recubiertos por quitina, un material natural muy resistente, ideal para tapar las celdillas del radiador y del intercooler de nuestro coche, perdiendo eficacia de refrigeración a cada celdilla que se vaya tapando. No lo dejéis. Hidrolimpiadora en mano y con una distancia prudencial se retiran los restos de estos insectos y demás desechos de la carretera. 

Perro viejo…

Como anécdota, os contaré que un verano se me ocurrió dejar el coche debajo de un bloque de pisos sin funda alguna, un todoterreno negro metalizado. Como no podia ser de otra forma, una vecina colgó trapos en un balcón de encima, la ropa escurrió el suavizante restante en ese negro metalizado. ¿Desenlace? Lavado a conciencia de 50€, mientras que una funda hubiera sido 20€. Más vale cubrir que lavar. 

Deja una respuesta