¿Cambio automático o manual?

¿Cambio automático o manual?

Esta pregunta nos suele venir a la cabeza en el momento en que vamos a adquirir un coche, ya sea nuevo o de segunda mano. Normalmente hace décadas, en concreto dos décadas atrás, la posibilidad de que nuestro coche fuera automático dependía de la gama de coche que estuvieras pensando en comprar y de la marca de este.

Si nos ponemos a ver mercados de segunda mano de Mercedes-Benz de los años 90, lo más normal es que casi todos de la clase E fuesen automáticos. Otras marcas menos lujosas al estilo SEAT, Volkswagen y marcas de este perfil más económico eran menos propensas a montar cajas automáticas.

El español de clase media de esa época lo tenía claro: manual antes que automática. Esto es debido a que las cajas de cambio automáticas antiguas no eran precisamente una fuente de fiabilidad. También hay que decir que antes no había ni la mitad de información que hay hoy con respecto al mantenimiento de estas. Tampoco es que haya mucha hoy, muchos concesionarios son incapaces de arreglarlas. 

Hay ciertos talleres especializados en este tipo de cajas de cambio, y merece la pena la inversión de trasladar el coche allí, en lugar de dar vueltas en talleres de barrio o concesionarios inútiles. 

El caso es que el español de clase media actual ha evolucionado, y con él también ha evolucionado el tema de las cajas de cambio automáticas y su eficiencia. A continuación voy a mostraros las características de las cajas de cambio automáticas que podéis encontrar en el mercado actual. También quiero mostraros las averías más comunes de cada una de ellas, y el mínimo mantenimiento que se debería de hacer en su vida útil.

Un aceite ideal para este tipo de cajas de cambio con doble embrague es el Liqui Moly 3640, ideal para DSG y otros cambios de esta categoría.

DSG (DOBLE EMBRAGUE)

Esta caja de cambios es muy común en el grupo Volkswagen. Esta caja de cambios tiene un punto a destacar en su funcionamiento: es rápida, muy rápida, y no se aprecian pérdidas de potencia entre cambio y cambio de marcha. Es capaz de tener preparada la siguiente marcha a engranar o reducir y podemos jugar con las levas del volante, si nuestro modelo las incorpora. Un embrague se encarga de las marchas pares y otro de las impares y de la marcha atrás.

Esta caja de cambios destaca por su suavidad y velocidad de cambio

Con esta caja de cambios poseemos dos embragues y realmente dos cajas de cambio en una. El problema de esta caja de cambios es a la vez su punto fuerte: el mantenimiento de los discos de embrague. Hay dos tipos de esta caja de cambios: discos de embrague (2) en seco, y discos de embrague bañados en aceite. En ambos casos los discos se desgastan con el tiempo, pero lo más importante es cambiar el liquido ATF y su filtro en el caso de que tengamos discos bañados en aceite.

CAJAS ROBOTIZADAS

Estas cajas de cambio son más simples de lo que pueda parecer a simple vista. Por así decirlo, son cajas de cambio manuales con un mecanismo hidráulico o mecánico/electrónico que engrana y actúa sobre el embrague y las marchas según demanda el conductor. También se puede pasar a modo manual y actuar sobre levas o la palanca de cambio a gusto del conductor. La más conocida es la CMP de Citroën. 

Una caja de cambios simple pero con un rendimiento algo mediocre

He podido probar esta caja de cambios. Sinceramente es solo correcta para el día a día, y si pedimos algo más de deportividad podemos encontrar brusquedades entre cambio y cambio, pero nada más. Además, su mantenimiento se puede complicar ya que puede ser que tengamos que poner la diagnosis y volver a hacerle el aprendizaje para corregir los cambios bruscos entre diferentes velocidades. También hay que cambiar dos líquidos diferentes, uno, el del actuador del embrague y otro, el de la caja de cambios en sí. Y por supuesto, no olvidarnos de que tenemos un embrague que también se desgasta con el tiempo y habrá que cambiarlo. 

Para sustituir los líquidos del CMP recomiendo consultarlo bien antes de añadir ningún líquido que no cumpla con las especificaciones que el fabricante recomienda. Os dejo las referencias de cada uno para poder encontrarlos:

CVT (VARIADOR CONTINUO)

Este tipo de cambio automático es el más común en los híbridos actuales. Este cambio no es nada nuevo, y es capaz de simular marchas convencionales pero sin los tironcitos entre cambio y cambio. La manera más fácil de explicar cómo funciona este cambio es imaginarnos dos poleas que son capaces de hacer disminuir o crecer su diámetro.

Si recordamos el mecanismo de una bicicleta podremos comprender esto, solo que en este caso es una cadena metálica la que crece o decrece según necesidad de potencia o de velocidad.

Este tipo de cambio permite evitar tirones al cambiar de marcha, pero es caro de mantener

Este cambio de marchas necesita un cambio de aceite como cualquier otra cada 60000 km o 80000 km. El filtro por lo general va dentro de la caja con lo cual este mantenimiento es caro. Si no hacemos este mantenimiento es muy probable que se rompa la cadena interior debido a que el aceite puede perder sus propiedades protectoras.

CONVERTIDOR DE PAR

Estas cajas de cambio son las más antiguas y, desde mi punto de vista, las más fiables. Casi todas las marcas de coches tienen modelos con este tipo de cambio. La empresa más conocida que fabrica estas cajas de cambio es ZF. Estas cajas de cambio funcionan por el movimiento del aceite que llevan en el interior. El motor gira y mueve la bomba que a su vez mueve el aceite haciendo presión sobre la turbina.

Al moverse esta mueve una pieza llamada reactor que está unida al cambio de marcha y entonces el coche se empieza a mover. Cuando el motor está en reposo la bomba y la turbina giran independientes, ya que es el giro del motor el que mueve el aceite y este a su vez mueve el resto del conjunto.

En este cambio de marchas, el tema más importante en el mantenimiento es el cambio y revisión del líquido del cambio y su respectivo filtro. Si añadimos demasiado líquido podemos reventar los retenes del cambio, pero si falta líquido le costará salir desde parado. Además, si notamos pequeños tirones en el cambio, deberíamos de revisar las electroválvulas que gestionan el paso de velocidades. Podéis usar el Liqui Moly 3682 Top Tec ATF 1200, ofrece una relación calidad precio bastante notable, y el cambio con respecto a marcas de menos calidad es apreciable en la suavidad del cambio.

Aunque antiguas, estas cajas de cambios son de las más fiables entre las automáticas

En este cambio de marchas el tema más importante de mantenimiento es el cambio y revisión del líquido del cambio y su respectivo filtro. Si añadimos demasiado líquido podemos reventar los retenes del cambio, si falta líquido le costará salir desde parado. Además, si notamos pequeños tirones en el cambio, deberíamos de revisar las electroválvulas que gestionan el paso de velocidades. 

En resumen, antes de comprar un coche automático recomiendo probar uno, informarse muy bien del resultado que está teniendo dicho cambio en otros coches y, por último, el mantenimiento por garantía a la casa oficial.

¿Por qué?

Las casas oficiales tienen la frase grabada a fuego; al llamarles os dirán que esa caja de cambios no tiene mantenimiento. Ya os lo digo yo, toda caja de cambios necesita un mantenimiento y si no se realiza en su momento y correctamente las consecuencias serán desastrosas para vuestra economía y vuestro coche.

¿Y a vosotros qué os gusta más, manual o automático?

¡Nos vemos en los comentarios!

Deja una respuesta