Coches y dueños: relación eterna

En este momento estás viendo Coches y dueños: relación eterna

Hoy es el día de Todos los Santos, un día para recordar a nuestros difuntos, cada recuerdo bueno y cada momento que pudimos disfrutar con ellos antes de que hicieran su último viaje.

En este artículo quiero recordar a nuestros seres queridos y su especial relación con sus máquinas favoritas. Además expondré algunos ejemplos de personajes de la historia y sus relaciones con sus vehículos favoritos.

Fotos y más…

Como bien dice el dicho, una imagen vale más que mil palabras, y cuando vemos una foto que muestra al ser querido que ya no nos acompaña junto con su coche o vehículo en general, nos resulta imposible no conmovernos por dentro de alguna manera. La mayoría de la gente que le ha gustado el mundo del motor tiene fotos de este tipo, ya sean abuelos, tíos, primos o amigos. Estas fotos muestran un apego emocional a ese vehículo y a la vez una historia que contar. 

En un día como este, los relatos divertidos, anécdotas, pequeños golpes y averías, se convierten en buenos ratos para los que seguimos aquí, y con esos buenos momentos honramos la memoria de nuestro ser querido, y recordamos con cariño su relación con el vehículo en sí.

Guardar o vender

Este dilema es algo que suele recaer en la gente que rodea al ser querido que ya no nos rodea. Tristemente, el camino más fácil es vender este vehículo o donarlo a alguien que lo vaya a cuidar. Pero también disfrutarlo es una buena opción, darle uso, mantenerlo y repararlo, de esta forma siempre conservaremos el recuerdo de esa persona.

Todos los caminos a escoger son válidos.

Para mí, es como recibir un legado que se debe mantener como si su propietario original estuviera aún en posesión de estos vehículos.

Algunas relaciones famosas

Steve McQueen, por ejemplo, era un apasionado de las motos y coches de casi todo tipo. Todos recordamos la película de Bullitt con el Ford Mustang conducido por McQueen, un Ford que se quedaría en nuestra memoria, y daría paso a una versión comercial, que hace referencia al modelo de la película. 

Harrison Ford es bien recordado también por sus apariciones en Indiana Jones, con motos BMW militares de la Wehrmacht. Pero lo que poca gente sabe es que Ford es un amante de estas motos de verdad y posee a sus 79 años varias de ellas. Además, Ford también es un amante de coches y aviones, e incluso posee algún que otro helicóptero.

Clint Eastwood es otro amante de los coches. A sus 91 años, ha pasado por varias relaciones con coches de alta y baja gama, desde Jaguar y Ferrari, hasta un GMC. En definitiva, ha sabido disfrutar de coches clásicos y no tan clásicos.

La máquina y el recuerdo

Finalmente, solo quiero recordar que aunque sea un día de máximo respeto para los difuntos, sacar esos vehículos que se han quedado sin dueño y conducirlos es una forma de mostrar el respeto y cariño que merecen.

Mientras que la máquina siga andando, el recuerdo perdurará. Puede ser algo muy bonito el pasar de generación en generación dicha máquina y su respectiva historia.

Deja una respuesta