¿Cómo de bien cuidas tu coche? Descubre cuál es tu perfil

En este momento estás viendo ¿Cómo de bien cuidas tu coche? Descubre cuál es tu perfil

Desde muy temprana edad he podido detectar ciertos patrones que se repiten en las relaciones entre coche y dueño. Aunque no lo parezca, y aunque a una gran proporción de gente que conduce diariamente no les guste realmente el mundo del motor, siempre hay una relación entre el coche y su dueño. Obviamente, ese pequeño porcentaje de gente que sí ama de verdad el mundo del motor establece una relación mucho más profunda con su coche, y eso se nota. En este artículo quiero demostrar la repercusión que tiene la forma de ser de cada individuo en sus coches. A continuación vamos a analizar tres perfiles de individuo y la relación con su respectivo coche, viendo de esta manera cómo influye la forma de vida y de ser de estos individuos en el mantenimiento y cuidados de su coche

El detallista: mi coche, mi familia

Son personas que cuidan su salud tanto por dentro como por fuera, no descuidan un detalle en su vestimenta, no salen a la carretera sin sus gafas de sol, y si llueve es bastante probable que no saquen el coche a no ser que sea estrictamente necesario. En este tipo de perfil, si lo extrapolamos en su coche, podremos encontrar lo siguiente: un interior cuidado, limpio, sin presencia de mascotas domésticas, huecos porta objetos cuidadosamente ocupados por lo justo y necesario, y cristales inmaculados.

Por fuera podremos apostar por un cuidado igual de exquisito, como por ejemplo un buen encerado, llantas libres de suciedad y cada roce se habrá pintado en escaso tiempo desde que se produjo. Mecánicamente hablando, es probable que no solo el mantenimiento básico esté correcto, sino que además cada ruido, vibración y decrecimiento en la potencia sea revisado sin más demora que la necesaria. Este tipo de persona dedica bastante dinero, tiempo y ganas a su coche, imprimiendo a la vez en él su imagen.

El previsor: un término medio

Entramos en un perfil algo más arenoso, ya que en este perfil podemos observar algo muy parecido con el anterior, pero sin llegar al extremo del anterior. En este perfil encontramos gente que disfruta del día a día y se cuida de manera rutinaria pero sin llegar a la perfección. Esto quiere decir que, por ejemplo, si tienen que mancharse las manos con la ropa que tengan en ese momento, no lo van a dudar, lo harán. Personas que a su vez se cuidan, a nivel interior y exterior, pero que no descartan sacrificar imagen y presencia en pos de una buena aventura.

Sin embargo, esto no significa que descuiden sus coches, sino que intervienen más en la prevención de un buen estado mecánico, que en una presencia impoluta, pero de dudosa fiabilidad mecánica, o viceversa, podríamos decir que sería un término medio entre perfiles, y uno de los más productivos, ya que el usuario disfruta de la relación con su coche pero sin desvivirse por él.

El descuidado: mi coche, una herramienta más

Desgraciadamente, el perfil más abundante. Personas que no cuidan su imagen, y tampoco la de su coche. Todo el mundo no es igual, y este tipo de personas centran todo su tiempo en actividades como trabajo, familia, y otros quehaceres que medran en su aspecto general por falta de tiempo. En el coche, encontraremos interiores sucios y con olores desagradables, carrocerías que parecen salidas de un derbi de demolición, y por supuesto mantenimiento nulo, o averías arregladas con lo justo y listas para volver a aparecer.

Estas personas son propensas a visitar el taller con averías de varios ceros, ya que promulgan el credo de “no arreglar hasta romper”. Mecánicos, dentistas y médicos privados de todo el mundo ven este perfil de personas como un buen surtidor de dinero. 

Vidas distintas, cuidados diferentes

Obviamente, no todo el mundo puede ser detallista, ni estar pendiente de su coche como un miembro más de la familia. Tampoco deben sorprenderse si no se pelean los pasajeros por viajar en sus coches, ni poner el grito en el cielo por averías que se podrían evitar con un mínimo de cuidado.

Deja una respuesta