Cómo vender tu vehículo y no morir en el intento

En este momento estás viendo Cómo vender tu vehículo y no morir en el intento

El mercado de vehículos de ocasión supone un gran aporte a las ventas de vehículos en el ámbito nacional. La media de edad de estos coches rebasa los 10 años, es decir, estamos hablando de coches con matrícula H e incluso G.

El tema está en que es absolutamente normal que estos coches sigan teniendo mucha venta, ya que si observamos el equipamiento de, por ejemplo, un Ford Focus de 2010 y lo comparamos con uno de este año, tendremos por poco más de 3500€ el primero. 

Sí, más antiguo y con un diseño menos actual, pero con unos consumos y un comportamiento que igual te obligan a pensarte dos veces si merece la pena gastar 18000€ en un modelo similar de 2021.

Esto mismo pasa con las ventas de coches de menos de 3000€. Son coches que están al filo de la navaja por años y por emisiones, pero que hasta que no se regule la ley y las entradas a las ciudades más grandes de España, seguirán teniendo mucho uso y vida por delante. Hablamos de coches con más de 15 años, mayoritariamente diésel y pasando fácilmente la barrera de los 200000km.

Dejando a un lado precios, años y kilómetros, en este artículo quiero ver con más detalle cómo deberíamos hacer una venta de coche usado, como debemos vender nuestro coche matrícula D,C,F o lo que sea.

Partiremos desde la base siguiente, no engañar y no ser engañados.

Preparación de nuestro coche

Una imagen vale más que mil palabras, eso es indiscutible, y cuanto mejor preparado esté nuestro coche, mejor venta tendrá. Podemos hacerle mil cosas, desde lavarlo, pulirlo o detallarlo hasta incluso pintarlo si es necesario. Normalmente con una limpieza a fondo, un ligero retoque a ciertas partes como esquinas de paragolpes, pasos de rueda, y en caso necesario, pulido de faros, nos dará el resultado que deseamos. Pero hay cosas más importantes que un lavado de cara, me refiero a la parte mecánica. Esto es cuestión de honradez y un poco de sentido común.

Resumido, sería no hacer lo que no quieras que te hagan a ti. 

Normalmente con una limpieza a fondo, un ligero retoque a ciertas partes como esquinas de paragolpes, pasos de rueda, y en caso necesario, pulido de faros, nos dará el resultado que deseamos.

Es muy normal querer sacarle el máximo beneficio a la venta de nuestro viejo coche, pero no debemos descuidar cosas básicas como mantenimientos ni averías solo por el hecho de ir a venderlo. Si somos conscientes de que nuestro coche tiene una avería latente, si vamos al taller y nos advierten de dicha avería, si el aceite y filtros están pasados, hacedlo bien y ponerlo al día antes de venderlo. 

Como advertencia, si dais con alguien con cierta idea, y demuestra que erais conocedores de la avería, os podrán denunciar por vicio oculto, y la venta se torcerá de tal manera, que parecerá que lo habéis pagado por tres veces.

Sed honrados, decidlo todo (todo lo que sepáis) y si hay que venderlo por menos, hacedlo así. A la larga saldrás ganando ambos, y posiblemente vuestra conciencia quedará más tranquila al saber que habéis sido sinceros.

Vísteme despacio…

En el papeleo es donde más se puede liar la venta: transferencia, contrato de compraventa, impuestos de circulación y demás burocracia.

Tenemos que tener muchísimo cuidado con este tema y no calentarnos demasiado con el dinero en mano y dar las llaves del coche antes de resolver todos los papeles para que todo se quede bien atado y no haya problemas por ambas partes.

Voy a poner una lista para que comprobéis, según compréis o vendáis, los papeles necesarios y procedimientos recomendados.

Si vendes:

  1. Contrato de compraventa: en la DGT hay uno oficial bastante bueno.
  2. Notificación de venta para entregar en tráfico: demuestra que ya no está dicho vehículo en tu poder. 
  3. Fotocopia DNI comprador: Es necesario para la transferencia, y bueno para cubrirte las espaldas
  4. Transferencia en vez de metálico: Hacienda no anda demasiado fina, pero los billetes falsos abundan en estos casos. Cuidado.

Tanto si vais a comprar como a vender, nunca lo hagáis con prisa: aseguraos de tener todo en regla y bien atado.

Si compras:

Finalmente y como recomendación final de venta, quedaos en vuestro sitio, no escuchéis historias, y hasta que no esté todo el papeleo en regla, no entreguéis el vehículo.

  • Pedir nota simple del historial del vehículo en tráfico para averiguar si tiene multas, embargos y demás sorpresas desagradables.
  • LLevadlo al taller, a la casa oficial, saldréis de dudas. Si no está bien, el dueño probablemente no accederá a llevarlo, señal inequívoca de que el coche tiene gato encerrado.
  • ITV, seguro, e impuestos: aseguraos que están al día. El seguro por días es una buena opción.

Si el coche cumple y os convence al 100%, seguid con la compra. Nunca compréis con prisa; se tarda bastante más en vender que en comprar.

Conclusión

Como anécdota, a nivel particular, vendí una motocicleta, no hice bien el papeleo, y dos años seguidos estuvo andando por ahí a mi nombre.

No os confiéis, puede ser que os salga caro, y además nunca se sabe dónde va acabar finalmente ese vehículo, así que lo mejor es cubrirse legalmente todo lo que se pueda y tener paciencia.

Deja una respuesta