Comprar un coche, ¿nuevo o de segunda mano?

En este momento estás viendo Comprar un coche, ¿nuevo o de segunda mano?

Es innegable que la venta de coches nuevos se ha ralentizado a un ritmo bastante por debajo de lo normal: la escasez de microchips, huelgas, conflictos armados, y otros motivos ralentizan el ensamblaje de coches nuevos. Este hecho hace que conseguir un coche nuevo que no esté en stock, y que se trate de un modelo a gusto del consumidor, conlleva un tiempo de espera excesivo.

Por ejemplo, una flota de Toyota Hilux de color blanco, de equipamiento básico destinadas a grandes empresas, como empresas de alquiler de coches o servicios públicos, tardará bastante menos en llegar al usuario final, que, por ejemplo, una Toyota Hilux similar, pero equipada hasta arriba, y con un color especifico escogido por el cliente. 

Las predicciones no son buenas con el ambiente actual, pero no son todo malas noticias. El mercado de ocasión está en auge, grandes plataformas de venta de coches pueblan la publicidad de la televisión con ofertas desmesuradas, por lo menos en apariencia, y el precio de algunos modelos más cotizados ha subido en cuestión de meses. Como bien dice el dicho, “donde se cierra una puerta, se abre una ventana”.

Coches en stock

Si bien es natural que cuando se hace el desembolso de una suma importante de dinero queramos lo que hemos pedido, también debemos ser consecuentes con la actualidad y la necesidad que tengamos de ese coche nuevo. Donde quiero llegar es a lo siguiente: queremos tener un Volkswagen Golf nuevo, con una serie de características y extras añadidos, pero vamos a tener que esperar casi cuatro meses para que podamos conducirlo. Ahora bien, en el concesionario nos ofrecen un Golf parecido, que varía poco o casi nada de la versión que queremos, e incluso es de un tono de gris casi como el que queremos. 

¿Y ahora qué hacemos? 

Podemos descartar la oferta del concesionario, quedarnos con el modelo a nuestro gusto y su respectivo tiempo de espera, o bien hacer uso de la razón y sacrificar algún extra que otro, y hacernos con el modelo que disponen en la exposición, y de paso ahorrarnos una cantidad de dinero que podremos destinar a disfrutar con dicho coche. 

Voy a presentaros un ejemplo:

Nuevo: Golf 8 Life 2.0 TDI 115CV : 31895€

Stock:  Golf 8 Life 2.0 TDI 150CV : 29300€

La diferencia del precio puede parecer poco significativa, pero si equipamos el modelo nuevo con todo lo que trae el modelo de stock (sistemas multimedias, motor, cambio DSG, llantas de aleación…), sorpresa, sobrepasamos los 36000€.

El mercado de segunda mano

La oferta actual de coches de segunda mano es abrumadora. Grandes plataformas como Flexicar, Ocasión Plus y demás, tienen zonas enteras de coches usados, de todos los colores y formas. Pero ojo, no todo es oro lo que reluce, esos coches no están revisados como deberían, la garantía no es lo que se diría muy completa, y una vez vendido al usuario, el trato posventa deja mucho que desear. Por experiencia, sé que este tipo de plataformas tan llamativas, tan golosas económicamente hablando, no revisan los coches que les entran como deberían, no cuidan los detalles, y por supuesto no se casan con nadie

Por ejemplo, si decidimos comprar un BMW X5 en una plataforma de este tipo, es bastante probable que salga como mínimo 2000€ más barato que a un particular.

Pero como bien he dicho antes, no todo el monte es orégano, y es posible que ese ahorro de primeras en la adquisición de ese coche se vaya en una gran avería en el futuro por falta de mantenimiento, o una revisión preentrega demasiado básica. 

Si decidís comprar una unidad a un particular, debéis hacer una pequeña inversión inicial como ya he dicho en otros artículos, y aseguraros de que está todo en orden. No debe darnos miedo la compra de un coche de segunda mano a un particular, pero tampoco debéis fiaros de todo lo que os cuenten, de manera que asegurarse con un buen profesional es la forma correcta de que no nos den gato por liebre.

Oportunidades a corto plazo

En la vida todo se basa en hacer la balanza, entre necesidades y otros factores determinantes a la hora de comprar un coche. Si tenemos prisa, el mercado de ocasión es el nuestro, pero si tenemos todo el tiempo del mundo, o más de un coche, podremos esperar a que nos entreguen el nuevo a nuestro gusto.

Deja una respuesta