Consejos para tener a punto el aire acondicionado de tu coche

En este momento estás viendo Consejos para tener a punto el aire acondicionado de tu coche

Es raro a día de hoy ver un coche sin aire acondicionado, más aún en España, donde en verano es fácil sobrepasar los 40º a la sombra. El aire acondicionado es un sistema simple y a la vez complejo, que ha ido evolucionando con el paso de los años con mejoras continuas e innovaciones para hacerlo cada vez más eficaz. Hemos pasado del aire acondicionado básico de 4 velocidades, mediante palancas o ruletas giratorias, a climatizadores digitales con varios modos de funcionamiento y varias zonas independientes de temperatura. Lo cierto es que el principio de funcionamiento no se ha alterado, seguimos teniendo un compresor que comprime un gas, este se enfría rápidamente, consiguiendo así el esperado efecto frío. En este artículo vamos a ver cómo mantener este sistema de confort adecuadamente, y cómo solventar algunos problemas típicos de este sistema, mirando por la comodidad y la seguridad, ya que una adecuada temperatura contribuye a retrasar la fatiga y el cansancio en la conducción.

Filtro del habitáculo

Puedo aseguraros que este elemento es un gran desconocido para muchos conductores, es más, me atrevería a decir que 4 de cada 10 no solo no saben dónde se encuentra, sino que además ni siquiera saben qué es. Este filtro es el encargado de filtrar las impurezas y algunos olores que entran del exterior y pasan al sistema de ventilación, pasando finalmente al habitáculo y siendo el aire que respiramos. Cada fabricante recomienda la sustitución de este elemento con una periodicidad marcada por ellos, pero mi recomendación personal es que se cambie todos los años.

Los síntomas de un filtro sucio son fáciles de interpretar: básicamente el caudal de aire se reduce drásticamente, empieza a oler bastante mal y, por mucho que aumentemos la fuerza de la ventilación, el aire resultante es el mismo. No hay soluciones mágicas, líquidos o sprays, hay que cambiarlo y punto, además de que puede ser perjudicial para algunas personas con problemas respiratorios, como asma o alergia. El coste de un cambio puede oscilar entre los 20 y los 80€ según el modelo. 

Filtro deshidratador

Si bien el elemento anterior era importante, este también lo es. Este componente tubular que reside normalmente en el vano motor, es el encargado de quitar la humedad del circuito. En él entran directamente dos boquillas de gas con sus respectivas juntas tóricas, y realiza la filtración y deshidratación del gas refrigerante. Si este elemento con los años se obstruye, el aire acondicionado se encontrará tapado, evitando un correcto funcionamiento, y algunas veces volviendo locos a propietarios de coches que no saben qué más hacer para que enfríe su sistema de aire acondicionado.

Este elemento en sí no es ni caro ni difícil de cambiar, pero necesitamos una máquina de carga de aire para extraer la carga que tenemos en el circuito, cambiar el filtro y volver a cargar el aire acondicionado. También debo decir que este elemento es responsable de hongos y malos olores, ya que se encarga de eliminar humedad, y cuando no lo puede hacer esa humedad huele y crea esos hongos en el sistema de aire acondicionado.

Fugas

Temidas por talleres, odiadas por clientes, las fugas pueden aparecer en cualquier modelo, independientemente de la marca y el precio. Tengamos en cuenta que hablamos de un circuito presurizado, donde elementos como el compresor trabajan a altas presiones y alcanzan temperaturas altas de funcionamiento. Existen ya aparatos de búsqueda de fugas, con líquidos especiales, capaces de detectar esas fugas.

Como consejo, y por experiencia, yo me decantaría por examinar uniones entre elementos, juntas tóricas, estanqueidad del compresor y por último tuberías del sistema. Esta avería por lo general es temible, ya que dependiendo de dónde se encuentre la fuga, tendremos un problema leve, como un cambio de junta tórica, o tener que desmontar todo el salpicadero para acto seguido empeñar los juguetes de los hijos para pagarlo.

Compresor 

El elemento fundamental del sistema es, a su vez, también uno de los elementos más caros de cambiar, y aquí sí que importa el coche que sea y la disponibilidad de la pieza que haya. El compresor como bien define su nombre, es el encargado de comprimir el gas refrigerante y enviarlo por el sistema de climatización. El compresor puede sufrir varias averías, por lo que normalmente resulta más rentable cambiarlo directamente que arreglarlo.

Fugas por las juntas internas de este mismo, gripaje del embrague de accionamiento, gripaje del compresor mismo, o desgaste interior y poco presión, son algunas de las más típicas. Recomiendo no dar rodeos, buscar una unidad en condiciones y sustituirla. Pero atención, ojo con los compresores de desguace: si están secos y no tienen su aceite lubricante, será ponerlos y gripar sobre la marcha.

Nunca es tarde, hasta que estamos a 40º

Finales de primavera (mayo, principios de junio) es la fecha límite para revisar el aire acondicionado, garantizar un verano de viajes frescos y ahorrarnos los comentarios de pasajeros que se quejan por el calor. Y con razón. 

Deja una respuesta