Cosas a tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano

En este momento estás viendo Cosas a tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano

La situación actual de crisis energética y guerra ha generado una incertidumbre que ha repercutido negativamente en el mercado de vehículos nuevos, haciendo caer las ventas hasta límites que no se veían desde crisis como la del ladrillo en 2008. Pero cuando una puerta se cierra, otra se abre, y el mercado de ocasión se ha nutrido de la falta de ventas de coches nuevos. Tanto es así que los precios son ahora muy superiores en modelos que antes estaban devaluados, y modelos que se veían eclipsados por otros modelos de la misma marca tienen ahora buena salida.

Pero no todo es oro lo que reluce, y muchos coches que se están vendiendo de segunda mano pueden no estar en las condiciones correctas, ya que los vendedores son conscientes de la falta de vehículos de ocasión, y ven la oportunidad de ampliar márgenes y reducir los costes de mantenimiento. En este artículo, vamos a ver qué precauciones podemos y debemos tomar antes de lanzarnos a la compra de un coche de segunda mano.

¿Particular o profesional?

Por norma general, es más seguro comprar un coche en una casa de compraventa que a un particular. Esto se debe a que normalmente un compraventa ofrece algunas referencias y un nombre que debe mantener. Digámoslo de esta forma: si un compraventa os vende un Chevrolet Épica, y a la vuelta de la esquina se os para, casi al cien por cien seguro que os ofrecerá alguna alternativa, antes de tener que llegar a temas legales. 

Una casa de compraventa os ofrece más seguridad, mientras que un particular ofrece más margen para negociar.

En este caso, si lo trasladamos a una venta entre particulares, es bastante probable que el que os lo vende se lave las manos, ya que tendréis que averiguar mediante peritos y talleres si de verdad el vendedor era consciente de la avería, y os lo ha vendido a sabiendas que se rompería, lo que se conoce como vicio oculto. Por otra parte, hay que tener en cuenta que un particular ofrece más margen para negociar el precio, y también puede ofrecer más posibilidad de entregar historiales, e incluso llevarlo a casas oficiales en pos de demostrar la fiabilidad de la venta.

Los olvidados y el porqué

Este tema es algo peliagudo. Existe una selección de coches que han pasado sin pena ni gloria por el mercado de segunda mano, sin mayor repercusión que unas pocas unidades en circulación. Esto se debe a que fueron modelos que o bien no gustaron, o bien las pocas unidades que se vendieron hicieron mala fama de ellos. 

El problema es que en esta nueva época de oro del mercado de ocasión están resurgiendo estos modelos que no son fiables. El tema es que podemos tener la mala suerte de caer en este tipo de gangas que finalmente resultan en una “mini” ruina para el que lo compra.

Se están vendiendo coches poco fiables por el simple hecho de que hay muchísima demanda en el mercado de segunda mano.

Por ejemplo, una mujer de mediana edad en busca de un compacto tipo Golf, Astra, o León, puede ver una verdadera ganga en un MG ZR, cuando ese coche no solo ya estaba anticuado al salir a la venta nuevo, sino que además escasean las piezas y la fiabilidad de su mecánica está en más que en entre dicho. Como hay tal demanda de coches de segunda mano, estos modelos olvidados se están revalorizando, alcanzando precios que unos años atrás eran impensables.

Historiales y otros temas legales

Un coche con historial es un coche con alto índice de venta. De hecho, si un vendedor es transparente con vosotros, os enseña un historial de compra, de mantenimiento, y además un informe de estar libre de cargas, es una venta casi segura.

Ahora bien, si carecemos de toda esta información, pero deseamos ese coche, podemos gastar algo de dinero y conseguirlo por cuenta propia. Podemos conseguir un informe del coche mediante empresas como Carfax, o bien en Tráfico, pero en este último caso es un proceso más lento.

Siempre, a la hora de comprar un vehículo a un particular, conviene comprobar si está libre de cargas, así como revisar el historial de mantenimiento. Una visita al taller antes de la compra os ofrecerá la seguridad que os falta si no os fiáis.

El tema de conseguir el historial mecánico es más difícil. Si compráis un coche con algún punto delicado o queréis de verdad aseguraros de que no esconde nada, recomiendo encarecidamente ir a la casa oficial, o en su defecto a un taller con algo de caché, y gastar algo de dinero en asegurarse del buen estado de la unidad que vais a comprar.

Prevenir es curar

No debemos entrar en pánico por la creciente demanda de coches de segunda mano. Al contrario, hay que investigar bien cada modelo, sus prestaciones y sus defectos más graves, analizar nuestra propia economía, y decidir con la cabeza fría.

Deja una respuesta