Dar cera, pulir cera

En este momento estás viendo Dar cera, pulir cera

Cada vez está más extendido en nuestro país el detallado de coches, que consiste en darle un lavado de cara a nuestro coche a base de tratamientos y limpiezas profundas, principalmente en las partes más visibles. Por un buen detallado, y dependiendo de cada coche, se puede cobrar desde los 400€, hasta cifras inimaginables en función del servicio requerido o de la exclusividad del coche a tratar. En un buen detallado, no solo se pule la carrocería y se da cera, sino que además se tratan los plásticos del interior del coche, la tapicería y todo lo que se pueda renovar en pos de quitarle años al coche, y de paso toda la suciedad que se encuentre por el camino. Obviamente, este tratamiento no está al alcance de todos, y no todos quieren o creen necesario realizarlo en su coche. 

En este artículo, quiero mostrar cómo podemos renovar por nosotros mismos el exterior de nuestro coche sin que ello suponga una verdadera ruina, ni tampoco nos suponga un suplicio físicamente hablando. Veremos cómo con un par de mañanas libres, un poco de tacto con ciertas herramientas, y ganas, se pueden quitar muchos años de nuestros coches. 

Limpieza de la carrocería

Hace unos años, un buen amigo mío me enseñó que eso de dar con un cepillo doméstico en la carrocería, era cómo limpiar un vinilo de música con arena de la playa. También me enseñó que tu mejor aliado para este tipo de trabajos es la química, ayudada de mucha presión y temperatura. Para lavar bien el coche, primero una pasada de agua a presión para quitar los residuos más sólidos, y ayudar el camino al desengrasante que aplicaremos después.

Una vez dada esta primera pasada, podemos aplicar con una pistola pulverizante, el desengrasante para carrocerías, con la dosis que el fabricante recomienda. Mucho cuidado con colarse con la dosis, ya que podéis dañar severamente la carrocería, si, no solo la pintura, si no plásticos y faros. Una vez aplicado el desengrasante, dejaremos actuar a la química, y daremos con agua caliente a presión. Otra advertencia, si aplicáis mucha presión y el chorro en una zona sin pintura, descubriréis lo que es decapar una carrocería de un coche, y os costará una visita al taller de pintura.

Clay Bar

Por el nombre, más de uno pensará en algún tipo de mina terrestre, pero no, nada más lejos, sencillamente es un bloque de arcilla. Sí, es un pequeño bloque de arcilla, con la capacidad abrasiva justa, no para pulir la pintura como veremos a continuación, sino para descontaminar completamente la carrocería. Debemos hacerlo a la sombra, con una temperatura sobre los 25 grados, y dependiendo de la clay bar que compréis, en seco o en mojado.

La clay bar se caracteriza por un sonido que hace al ir dando pasadas en la zona que queremos descontaminar. El sonido cambiará conforme se vaya quedando más limpia la zona y nos avisará de que está lista para pasar a otra zona. Al ir dando pasadas, este bloque de arcilla se va llevando la contaminación de la carrocería, por lo que debemos amasarla con nuestras manos para evitar dar con la zona sucia. Una vez acabado este proceso, podemos pasar al más importante, y que nos dará un acabado muy querido por todos los amantes de los coches.

¿Pulir o encerar?

Por supuesto, no es lo mismo, pero depende de cómo esté vuestra carrocería, hará falta uno y después otro. De esta forma podemos pulir con un pulimento, que no es otro proceso que quitar la capa más exterior de pintura para renovar esta, o bien dar una capa de cera protectora, protegiendo la pintura y dando ese brillo característico que más nos gusta. Todo depende como ya he dicho antes, del estado de la carrocería, sí está muy desgastada la pintura, o hay unas zonas donde ha perdido el brillo, el pulimento dado como debe ser puede ser la solución.

Si bien el pulir es algo que puede rescatar la pintura de nuestro coche, también puede ser dañino en las manos equivocadas, quemando la pintura, o haciendo sombras por utilizar máquinas que no sabemos manejar. Si tenéis que dar pulimento a nivel usuario, id pieza por pieza, con calma y siempre a mano. 

Finalmente, dar cera es más fácil que dar pulimento, también debéis ir pieza a pieza, pero no hay riesgo de quemar la pintura, el brillo y acabado de la pintura dependerá de lo que vosotros necesitéis o queráis lograr. Cuantas más capas de cera, mejor acabado tendrá y mejor protegida se quedará la pintura, además del tratamiento hidrófugo que estáis aplicando, mejorando de esta manera futuros lavados.

Laborioso pero gratificante

Este proceso, es definitivamente muy laborioso, pero el resultado para vuestro coche y para vosotros merecerá la pena, y vuestro ego brillará, de la misma forma que la pintura de vuestro coche. 

Deja una respuesta