Elementos del sistema de escape

En este momento estás viendo Elementos del sistema de escape

El sistema de escape de nuestros coches ha ido evolucionando muy rápidamente en las últimas dos décadas. Desde que tenemos cierta conciencia medioambiental, los sistemas de escape de los vehículos actuales, se han ido modificando de manera que pueden ofrecer la mejor capacidad de retención de contaminación, tanto acústica como emisiones de gases. Realmente, el sistema de escape es un sistema fundamental en nuestros vehículos, y no solo es el encargado de restringir las emisiones, es también el encargado de llevar los gases que expulsan las cámaras de combustión, intentando perder la mínima cantidad de potencia, y haciendo que los gases de escape influyan positivamente en el comportamiento del motor. 

En este artículo vamos a ver algunas de las partes más importantes de este sistema, haciendo hincapié en las partes que influyen notablemente en el rendimiento y en el tema de emisiones nocivas. Veremos también algunas modificaciones que se pueden realizar, ya sea para ganar algo de potencia o bien para mejorar el sonido de nuestro motor.

Colectores

Los colectores de escape son los encargados de recibir en primera línea de fuego los gases ardientes del resultado de la combustión. Podemos encontrar diferentes tipos de colectores de escape, desde suntuosos colectores en motores atmosféricos de gasolina en que se busca el mayor rendimiento a altas revoluciones, hasta colectores cuadrados y rectos, con un turbocompresor acoplado (o incluso dos) en motores diésel, que tienen una compresión brutal y funcionan a pocas revoluciones buscando siempre el máximo par motor.

Este elemento tan fundamental es a su vez algo delicado, ya que sufre constantes variaciones de temperatura, y también recibe diferentes presiones en función del volumen de mezcla que entre en las cámaras de combustión y los gases resultantes de esta.

Es bastante común ver grietas en colectores que derivan en fugas de compresión y su respectiva pérdida de potencia, así como también es normal que las juntas del colector de escape se quemen con el tiempo. Algunas empresas especializadas en motores de gasolina sustituyen colectores de escape por otros de competición para mejorar el rendimiento del motor, normalmente también se sustituye la línea de escape en general para mejorar la salida de los gases.

Catalizador

Este elemento también ha ido evolucionando a grandes zancadas desde que se impuso por ley, en 1984. Los podemos encontrar de diferentes formas, tamaños y composición. Están los simples de una vía, de dos y hasta de tres vías. Este elemento está compuesto por un entramado de celdillas hechas con materiales preciosos, como el platino (35€/gramo), estos metales reaccionan con ciertos gases emitidos por el escape, y los convierten en otros gases menos nocivos para el medio ambiente. 

Este elemento es algo delicado, si se lleva un golpe en la parte central, es posible que se rompa y obstruya el paso de los gases, o simplemente deje de actuar y en la inspección técnica nos den este dato cuando vean el golpe, o los gases se disparen. También podemos ser víctima de un robo, ya que este elemento, al estar hecho con materiales preciosos, es muy valioso en centros de reciclaje de metales, y hay bandas organizadas que roban estos elementos.

Resonador

Los resonadores de escape son elementos que están incorporados en la línea de escape del coche, su misión es no solo reducir la emisión de sonido, sino además anular parte de este mediante la producción de ondas contrarias a las que produce el sonido de la combustión. No debemos confundirlo con el silenciador, que está después, que tiene una forma como la del catalizador o parecida y dentro está estructurado de otra forma. Es un cilindro hueco, diseñado para anular sonidos y producir otros más agradables.

En ciertos motores, se puede cambiar este elemento para lograr un sonido mucho más dulce o mucho más agresivo, es una operación barata y sencilla.

Es cierto que lo más común es que los que amamos los coches, nos gusta que suene el motor y disfrutar el sonido. Pero también es cierto que hay una fina línea entre disfrute, y destrozar oídos. Ciertos elementos destrozan los escapes para que suenen demasiado, no bien, demasiado, y es molesto además de ilegal. En un motor V8 ya sea diésel o gasolina, emitirá un sonido celestial, en un motor de 4 cilindros diésel, sonará a grupo electrógeno a escape libre, y no solo dañaremos los oídos del público, sino que dejaremos nuestra dignidad por el suelo. 

Deja una respuesta