La autoridad en la carretera

La autoridad en la carretera

Lo que podemos ver en la portada es un Ford Crown Victoria de las últimas unidades destinadas a la policía estadounidense, antes de ser sustituido por el Ford Taurus, más pequeño y menos veterano en el sector.

En este artículo no vamos a ponernos a ver solo coches policiales americanos, vamos a hacer una comparativa de algunas flotas de este tipo de coches de diferentes países. 

Con esta comparativa podremos ver las diferencias más notables en lo que se refiere a flotas policiales. 

Veremos tamaños, tendencias, motores, utilidades y algunas características más. Podremos observar también cómo algunos países apuestan por marcas propias como es el caso de EE.UU, y sin embargo otros países echan mano del vecino (básicamente nosotros, los españoles. Bien).

España

En España tenemos devoción por las marcas de nuestros vecinos franceses, ingleses e italianos, pero nos pica y mucho el bolsillo a la hora de comprar vehículos de nuestra propia (y única) marca, que encima montan tecnología del grupo VW.  Esto realmente es así por un tema presupuestario, pero también es por tema de adecuar cada vehículo con una utilidad dentro del mismo cuerpo.

No podemos negar lo útil y necesario que es conducir un Stelvio o un Discovery, baratos de mantener y con un precio muy ajustado al más puro estilo Dacia. Jamás podríamos hacer lo mismo o depender de un Seat Ateca o un Tarraco. Bromas aparte, claramente entre Seat y el gobierno no hay demasiado feeling.

Podemos decir que en nuestro país se adopta una política de diversidad a la hora de adquirir coches con este fin. Pero todos siguen un mismo patrón. Motores diésel, berlinas o SUV, y como mucho furgonetas convertidas en unidades de alcoholemia. 

Como excepción a los motores diésel y a las aburridas berlinas y SUV, la Guardia Civil de tráfico poseía varias unidades de Ford Mondeo ST220, que con su V6 de 226cv creo que serían unidades destinadas a persecuciones.

Australia

En Australia no se bien por qué son las cosas así, desde conducir por el lado equivocado hasta poner un BMW i8 a patrullar. Sí, no me estoy equivocando, hablamos de un BMW i8, y no solo un i8, parece que a nuestros amigos australianos les gusta experimentar, y no precisamente con coches normales.

En su flota podemos encontrar incluso M5, Kia Stinger y hasta el Lexus RC F.  Si nos paramos a pensar un momento, estas son sólo unidades sueltas en diferentes ubicaciones, lo más normalito y de diario que estos agentes del orden suelen conducir es Holden Commodore, Ford Falcon y berlinas parecidas a las nuestras.

El único y mayor rasgo que nos diferencia en esas berlinas comunes que ellos conducen, es que no hay ninguna diésel, son todo motores de gasolina, si bien ya no son los V8 del coche de Mad Max, pero sí son V6 o motores turbo de gasolina que ofrecen potencias entre los 200 y 300 cv, también hay alguna versión V8 más especial, pero poco a poco todos sucumben al downsizing.

Japón

Japón lleva varios años usando un modelo de Toyota para patrullar carreteras y zonas próximas a la metrópolis. El modelo en concreto es un Toyota Crown, una gran berlina de tres volúmenes y tracción trasera. Recientemente, Japón adquirió una flota de Nissan Leaf eléctricos que parece que encaminará una nueva política más acorde a un país que tecnológicamente es un ejemplo a seguir.

No obstante, para males mayores, un Nissan GT-R que ha sido donado al cuerpo de policía por un particular entregará la potencia que los eléctricos de Nissan no son capaces de entregar para coger a los Yakuza de turno.

Para finalizar y entender las cosas

Las diferencias de las tres flotas de los cuerpos policiales que he presentado vienen marcadas por presupuestos, legislación, y sobre todo necesidades. En España hay un dicho que dice: “La obra llamará al material”. Esto quiere decir que en países como el nuestro, en donde realmente no hay incidencias y persecuciones graves que salen en la tele, al estilo EE.UU, es normal que nuestro parque móvil sea el más “light” de esta comparativa, pero quién sabe, algún día puede ser que necesitemos un Cupra León rotulado de la Guardia Civil.

Deja una respuesta