La evolución del neumático: de la Edad de Bronce hasta hoy

La evolución del neumático: de la Edad de Bronce hasta hoy

A veces me paro un poco, y me doy cuenta de la rápida evolución de las cosas. No solo en el mundo del automóvil, sino en todo nuestro mundo en general: móviles, electrodomésticos, redes sociales y en general toda la tecnología que nos rodea. Es curioso cómo algo tan básico como la rueda ha pasado por diferentes fases hasta convertirse en el neumático actual que conocemos. Esto no quiere decir que la evolución de este elemento tan importante en nuestros coches haya acabado; estoy seguro de que veremos más cambios.

En este artículo vamos a ver la historia del neumático, sus inicios, sus fases de evolución y por supuesto vamos a echar un ojo al futuro más inmediato, que es el que nos interesa. 

La Cuna del movimiento

Como dato curioso para ver la historia de la rueda, podemos empezar diciendo que ya se usaba allá por el 3500 a. C, como elemento auxiliar en la creación de material cerámico en la antigua Mesopotamia (actual Irak). Incluso 100 años atrás, podemos encontrar decoraciones de carretas y partes de ruedas que señalan la rápida expansión de esta maravillosa idea, y también su rápida propagación por todo el mundo.

También se han encontrado en una decoración de un recipiente, imágenes que datan del 3350-3500 a.c, y son parte de la cultura Trichterbecker, en lo que hoy es Polonia, Alemania oriental y el sur de Dinamarca.

Realmente lo más importante es la iniciativa y creatividad por parte de estas culturas. Implementar la rueda con un eje como tal no es tarea sencilla, y menos con los medios disponibles en esa época. 

De la piedra al neumático radial

Imaginemos un coche de juguete. Lo más común es que carezca de suspensión y además las ruedas sean macizas.

Evidentemente este coche no va a ser cómodo. 

Pues esto mismo ocurría en los inicios de la rueda y solidariamente del neumático, compuesto de cuero y caucho vulcanizado. El proceso de vulcanizado lo descubrió Charles Goodyear en 1839 (no le fue mal con el descubrimiento), proceso que convierte el caucho en un material mucho más resistente y duradero. Aun así el concepto de rueda era del todo sólido, sin cámara de aire ni nada que se le pareciera, aunque el paso de montar una banda de caucho sólido vulcanizado en una llanta de madera, ya suponía un salto de calidad y comodidad sin precedentes para la época. 

En 1888 un veterinario llamado John Boyd Dunlop (otro al que tampoco le fue nada mal), prueba en la bicicleta de su hijo un prototipo de neumático de cuero con banda de caucho que, a diferencia de las demás ruedas macizas, equipaba una recámara de aire. No es de extrañar que un año después, Dunlop abriera su primera fábrica en Dublín (Irlanda). Lo mismo ocurrió en Alemania, donde años después, en 1892, Continental se dedicó a fabricar neumáticos para bicicletas. Posiblemente todos estaban ya indagando el éxito de este invento en el mercado comercial, y por supuesto los franceses no podían ser menos, con una de las marcas más conocidas de neumáticos de nuestros días, Michelin

Como es natural, el neumático actual sin cámara de aire era el esperado paso a dar en la evolución de este. Al carecer de cámara de aire es capaz de seguir rodando un tiempo aun habiendo sufrido un pinchazo, lo que supone una gran ventaja.

La patente de este tipo de neumático se hizo en 1930 por parte de la francesa Michelin, y se consiguió comercializar en 1953. El espacio temporal se debe a que la Segunda Guerra Mundial paralizó por completo la evolución de este tipo de neumático en busca de una mayor producción del clásico neumático con cámara de aire.

Otra característica muy importante del neumático actual es el diseño interior. El diseño de esta carcasa interior en una sola pieza se denomina radial, y favorece la rodadura del neumático, haciendo que este se caliente menos y dándole una mayor flexibilidad y resistencia al desgaste.

El futuro

Si se busca un poco, se pueden ver auténticas ideas innovadoras, desde ruedas metálicas de la NASA, hasta ruedas para coches voladores. Mi opinión personal es que, como siempre, el dinero manda, y el dinero conlleva que las grandes marcas decidan qué quieren montar en sus nuevos modelos. En el futuro es posible que veamos coches con ruedas completamente de la marca del neumático, tanto es así que me atrevería a decir que es posible que la rueda sea el propio neumático.

Así pues puede ser que algunas marcas firmen contratos para que les produzcan cada tipo de neumático para sus coches. Michelin y algunas marcas han fabricado a veces neumáticos especiales para modelos de algunas marcas, ¿por qué no fabricar ruedas para todos los modelos?

Deja una respuesta