La realidad sobre los coches coreanos

En este momento estás viendo La realidad sobre los coches coreanos

Las marcas surcoreanas han tenido una rápida evolución en su relativamente corta vida empresarial. Algunas de ellas han desaparecido (como la extinta Daewoo), mientras que otras han sabido jugar bien sus cartas, como Hyundai y Kia. Estas dos últimas han pasado de coches simples y poco exitosos, a dominar flotas de vehículos industriales y de uso privado. En este artículo vamos a estudiar un poco la fórmula que han utilizado los surcoreanos para hacer que sus dos marcas más populares ostenten premios a la fiabilidad, y también vamos a comparar el precio que de verdad ofrecen, en comparación con modelos de marcas premium. 

Evolución

El Hyundai Coupé, popularmente conocido como el coupé de los pobres, pertenece a la generación más humilde de esta marca, cuando se usaban solo mecánicas gasolina en la mayoría de sus modelos, y el empleo de soluciones mecánicas y motores tecnológicamente menos avanzados hacía de estos modelos auténticas rocas con ruedas.

Atrás quedó esa época de plástico duro e intentos de meter cabeza en un mundo que no les hacía hueco, y ya por el año 2003, estas dos marcas enseñaban una más que avanzada capacidad de producir modelos realmente competitivos como el Kia Cerato o el Hyundai Accent. Pero seguían con la misma política de plásticos duros y remates más bien pobres, todo con el objetivo de ofrecer siempre un precio muy competitivo. 

En 2008 hubo un cambio de rumbo, y aparecieron modelos como el Kia Ceed, en versión 5 puertas y en versión 3 puertas para un público más juvenil. Pero el salto más importante de estas dos marcas fue la introducción de modelos SUV en su gama de vehículos. Las ventas de Kia y Hyundai se dispararon gracias a modelos como el Sportage y el Tucson, respectivamente, siendo estos mellizos mecánicamente hablando. Todavía por aquel entonces los precios de estos modelos eran más bajos que sus homólogos alemanes y japoneses.

Cabe remarcar la constante evolución de sus materiales, con interiores mucho más modernizados y mecánicas muy conseguidas, con consumos ajustados y una fiabilidad más que probada. En esta etapa de estas marcas surcoreanas, podríamos decir que fue un nuevo comienzo, con una capacidad de ventas y un marketing muy bien definido, siempre con un solo rumbo: la fiabilidad

¿Quién no recuerda a Rafa Nadal anunciando el Sportage, y rematando el anuncio con los siete años de garantía que ofrece Kia? Tengamos en cuenta que este concepto de siete años de garantía no lo ofrece nadie.

Dato mata relato (otra vez)

Aún a día de hoy, podemos dar con personas que, al hablar de estas marcas, salen con lo de “son marcas chinas”, “vaya coches simples”, “yo para eso me compro un Volkswagen” y más cosas por el estilo. Sin embargo, la realidad es bien distinta. Las cifras no engañan, y, muy a pesar de estos cuñados, estas dos marcas lideran mundialmente el ranking de fiabilidad, sin mencionar que son marcas que están apostando fuerte por flotas de vehículos híbridos y eléctricos, y dudo mucho que vayan a dejar pasar la oportunidad de meter cabeza en el mundo del hidrógeno, con todo el potencial que ofrece.

Cierto es que estas marcas se han encarecido con el paso de los años, y ya se acercan a precios de marcas premium, aunque todavía son más asequibles. A continuación, para ilustrar la situación, vamos a ver la diferencia entre comprar un Golf GTI 8 de este año y un Hyundai I30 N. Así vamos a poder ver si de verdad merece la pena hacer caso de las frases antes mencionadas y rumores infundados, o bien abrir la mente un poco a nuevos modelos.

MODELOPOTENCIAACELERACIÓN(0 a 100)CONSUMOPRECIO
Hyundai i30N250CV6.4s7,7l/100km35.500€
VW Golf 8 GTI245CV6.3s7,7l/100km42.290€

Es posible que el modelo alemán haga el 0 a 100 en 0.1 segundos menos, pero claro, estamos hablando de una caja de cambios de doble embrague con 8 velocidades, mientras que el Hyundai es manual con 6. Lo que está claro es que por 10000€ menos, puedes sacarle los colores a un todopoderoso Golf GTI. Posiblemente al final todo se traduzca en gustos y colores, pero lo que sí que es cierto es que hay marcas que merecen la pena, y puedo asegurar que Kia y Hyundai están claramente entre ellas. Y por si alguien se lo pregunta, no, no he visto un duro por este artículo, y sí, sí he tenido un KIA.

Deja una respuesta