Lo que es y lo que no

En este momento estás viendo Lo que es y lo que no

Hace relativamente poco tiempo, la mayoría de las marcas de coches que se pueden ver a diario usaban algunas siglas para destacar sus versiones más deportivas. Hablamos de siglas como GTI, GSI, TURBO, M Y AMG. Realmente hay bastantes más, cada marca tiene normalmente la suya, aunque por ejemplo las siglas GTI las utilizan varias marcas.

Originalmente, significaba “Gran Turismo Inyección”, aunque a día de hoy, obviamente un Golf o un 308 GTI, poco van a tener de gran turismo. Estas siglas provienen del mundo automovilístico italiano, y en concreto de un Maserati.

Adonde quiero llegar es a ver de qué manera las marcas han empezado a usar de manera abrumadora algunas de estas siglas para modelos que de deportivos tienen más bien poco.

Podríamos poner muchísimos ejemplos, pero vamos a poner los más comunes y más obvios.

En primer lugar y en mi opinión el más indignante, es el caso de Mercedes-Benz. Esta marca ha optado por ofrecer un kit deportivo con un look exterior que intenta darnos a entender que pilotamos una verdadera bestia. 

Nada más lejos de la realidad; el clase A de Mercedes se ofrece con este kit AMG hasta con los motores más básicos en diésel.

Pura dinamita, señores.

Un verdadero AMG es un coche totalmente afinado por los ingenieros de esta división deportiva de la marca. Hablamos de suspensiones, frenos, pesos… no hablamos de pegatinas y difusores, hablamos de un coche que ofrece unas prestaciones dignas de circuito. El verdadero clase A 35 AMG desarrolla la friolera de 306cv, nada que ver con sus hermanos diésel.

BMW fue pionera en este tema, pues ya había E30 y E34 con kit M en los 80. BMW ofrecía estos kits independientemente del motor que montara la unidad. Obviamente esto sigue así, hay gente que ha optado por otras marcas que destilan más exclusividad y no se ven envueltas en falsas apariencias.

Es horrible ver cómo un serie 3 de la carrocería E4 (estamos hablando de 1999 hasta el 2006) está totalmente decorado con pegatinas y kits exteriores e interiores M.

Pero realmente el modelo de la marca bávara más dañado por este tema es el M3. Este pobre modelo ha sido modificado con estos kits hasta la saciedad. Un verdadero M3 de la carrocería que sea se merece un poco de respeto, es un coche verdaderamente modificado por el departamento M de BMW. 

Obviamente el precio y las prestaciones marcan la diferencia, un verdadero M no baja de los 50000€ y curiosamente el modelo de acceso, que en este caso sería el M135i, ofrece 306cv, como su rival de Mercedes-Benz.

Audi no podía ser menos en esta política de falsas apariencias. He de decir que Audi, en su defensa, tiene dos líneas: S-Line y RS, aunque la primera de ellas está con nosotros desde los 80. Lo más común es ver modelos de calle con el kit S-Line y motores diésel.

La pega es que puedes encontrar un precioso A5 Coupé con un acabado S-Line que estéticamente cumple, pero con un bloque de 4 cilindros diésel que no dará la talla en prestaciones. Cuando de verdad presencias un S o un RS, se nota, y no solo en el precio. Los de Ingolstadt hacen verdaderas maravillas con sus modelos de calle para convertirlos en coches ”casi” de carreras. 

Los RS son palabras más serias. Se trata de coches de calle pero con alma de deportivo. Un Audi RS1, por ejemplo, es una verdadera bomba de relojería con sus 310 CV, pero es que el modelo inferior, el S1, ofrece la friolera de 231cv. Los precios rondan los 42000€ aproximadamente.

Aunque esta sea solo mi opinión, seamos realistas, de qué te sirve llevar esas siglas si verdaderamente no se corresponden con lo que hay debajo del capó. Las marcas en general están perdiendo la batalla de la exclusividad con este tipo de políticas. Solo me he centrado en esas tres marcas alemanas, pero hay más, muchas más. 

Si realmente se busca deportividad, no se necesita decorar el coche con siglas ni sobrecargarlo de alerones y demás accesorios, se necesita un comportamiento digno de dichas siglas y un precio acorde también. Dejemos a las marcas generalistas que utilicen esta técnica de marketing puro, y si de verdad buscamos deportividad y exclusividad, pensemos en otras marcas que todavía la ofrecen. Lo demás, es un quiero y no puedo.

Deja una respuesta