Lobos con piel de cordero: Stage 2

En este momento estás viendo Lobos con piel de cordero: Stage 2

Como bien empieza el artículo, nos encontramos en el stage 2, y al encontrarnos en este nivel, el listón de potencia y clase de estos interceptores de la carretera sube. Como ya sabéis, el downsizing está acabando literalmente con la tradición de motores V8 de casi todos los fabricantes, incluso los americanos, aunque estos serán los últimos en caer.

Tanto es así, que es raro andar por la calle y escuchar entre el barullo y la contaminación acústica de los diésel la suave melodía del ronroneo de un bien equilibrado V8 de gasolina. 

Pero donde para amantes de mecánicas exclusivas y consumos prohibitivos se cierra la puerta de entrada a algunas ciudades, y son criticados por conducir antiguallas, también se abren a su vez otras oportunidades que ofrecen la posibilidad de hacerse con unidades de coches con motores que literalmente quitan el hipo.

Hablamos de coches que debido a la tendencia actual de bajar emisiones, bajo mantenimiento, de motores de risa, han quedado en cosa de 20 años totalmente olvidados y obsoletos. Bien cierto es que estas reliquias de más de 20 años no son aptas para todos los bolsillos ni para todas las conciencias, ya que al igual que en la carretera pueden ser verdaderos lobos, en nuestra economía también, y de ser un sueño conducirlo, podemos pasar a un suplicio en el garaje.

A continuación vamos a ver dos modelos de las marcas germanas BMW y Mercedes-Benz, veremos sus mejores aptitudes, pero también sus puntos flacos y cómo percibirlos, para no abocarnos a la ruina.

BMW e39 540i

No debemos confundirlo con el verdadero Panzer, el M5, pero os puedo asegurar que es lo más cercano que podrás conducir por unos pocos miles de euros. Es la típica berlina que pasa desapercibida debido a su línea suave, sus llantas tan descafeinadas y colores poco llamativos. Pero la verdadera gracia de esta berlina recae en el motor, un V8 de 4.4 litros y 286 cv denominado M62, una obra de arte que desglosa su elevado par motor de 432 nm, y sus casi trescientos caballos con una suavidad y una contundencia que pocos coches logran transmitir al conductor. 

Como precaución de compra ante esta motorización, debemos señalar que sufre la dolencia de sudar un poco de aceite por las juntas de las tapas de balancines. Si bien esta avería no es cara, es bastante engorrosa para arreglar, y es mejor que la realice un especialista. También un punto a revisar es la refrigeración, puede haber fugas por el empaquetado de la bomba de agua. La cadena de distribución, también puede aguar la fiesta en poco tiempo, esta se nota por un ruido metálico, y es cara de arreglar como cualquier motor V8.

Dicho estos puntos flacos, lo más recomendable si decidimos adquirir una unidad de este modelo es directamente ir a la casa oficial o taller especializado, revisarlo en profundidad, y finalmente buscar una unidad manual antes que automática, ya que reduciremos el riesgo de avería considerablemente.

Mercedes E500 w211

Sé lo que estáis pensando, es el mejor competidor para el anterior candidato de la marca BMW, y lo he escogido a propósito, ya que siempre ha habido esta rivalidad entre elegir la elegancia fiable de Mercedes-Benz o bien la mezcla picante de deportividad y calidad de BMW. Lo cierto es que ambos rozan los mismos precios, pero a diferencia del BMW, en el W211 hay bastante más variedad de unidades en diferente estado de conservación como todos, pero posiblemente menos trillados en su uso cotidiano.

El Mercedes e500 de 2002, es otra obra de arte que se oculta en garajes privados a la espera de un digno conductor que sepa llevarlo y alimentarlo. Este coche monta un magnífico motor V8 de 5 litros y 3 válvulas por cilindro, que entrega la friolera de 306 CV y 460 Nm de par.

El cliente originario de este modelo podía escoger entre cientos de gadgets para aumentar aún más la perfección de este modelo, que poco se le puede echar en falta. La calidad interior de este modelo es impresionante, el tiempo le pasa con mucho cariño, es raro encontrar unidades que por muy mal cuidadas que estén, no hayan mantenido la compostura y se noten desperfectos muy graves. Lo cierto es que este coche no padece para nada de motor, este motor V8 Mercedes está más que probado, y no padece de ningún mal endémico.  

Lo que sí hay que cuidar de comprobar es la suspensión Air Matic de serie en esta motorización, y también mirar con mucha delicadeza el cambio automático.

Stage 2

Como podéis ver, en esta etapa de estos artículos, os he mostrado cómo dar una lección a coches mucho más modernos y cargados de basura electrónica, con la más pura elegancia de dos de las mejores marcas del mundo. En el próximo seguiremos viendo coches espectaculares. Tschüss!

Deja una respuesta