Lobos con piel de cordero: Stage 3

En este momento estás viendo Lobos con piel de cordero: Stage 3

En esta última entrega vamos a ver dos modelos de coche bastante exclusivo, que podrían ser lobos albinos. No todos somos iguales por mucho que algunas personalidades políticas, o algunas falsas creencias, nos quieren inculcar, y dicho esto, es normal que no todo el mundo esté dispuesto a desembolsar una cantidad de dinero, digamos 25000€ por cualquier tipo de coche. 

En estos casos podemos encontrar varios tipos de conductores, desde conductores que no sabrían reconocer la elegancia ni aunque se la dibujaran, como podría ser el caso de conductores capaces de gastar dicha cantidad en un nuevo Seat León con el acabado FR y en color amarillo chillón, que solo quieren disfrutar de sonidos graves dentro del habitáculo y un tosco sonido a diésel fuera de él, hasta encontrar al típico conductor que solo quiere ir del punto A al punto B con la última tecnología que realmente no tienen ni la menor idea de cómo utilizar, con lo que realmente solo pagan por seguir la tendencia futurista de nuestros días. 

Y finalmente tenemos los conductores de verdad, los conductores que saben apreciar una buena postura de conducción, conductores que miran el salpicadero y ubican solo lo necesario para desglosar el verdadero arte de conducir. Estos seres extraños, que cada vez escasean más en nuestros días, son capaces además de saborear cada movimiento del coche, cada susurro que el motor les da, y cada curva que se consigue trazar con un chasis que ha sido diseñado específicamente para esto. 

Para esta especie en extinción quiero dedicar estos dos candidatos de verdaderos coches, para verdaderos conductores.

Jaguar XKR 2007 

Este Jaguar es toda una apuesta en calidad y comportamiento, sin olvidar, como buen inglés, los modales, cosa que cuida con el conductor ofreciendo hasta el más mínimo detalle, como puede ser una exquisita tapicería de cuero, unos asientos para engullir kilómetros sin notarlo, y todo ello acompañado del mejor sonido que te puede dar su V8 de 4.2 litros, sobrealimentado con dos compresores volumétricos, que aúllan literalmente al subir las vueltas del tacómetro.

Este caballero inglés se podía comprar con esta motorización de 416CV, cuando salió a la venta, por la friolera de unos 110000€ pero, por suerte, 14 años después, podemos adquirirlo por la irrisoria cantidad, y digo irrisoria por todo el coche que nos llevamos, por 25000€, el precio de un Golf Tdi con el pack R. 

A mí me da que pensar.

Por supuesto, este coche es una delicia delicada, de modo que si lo compráis con el pensamiento de que nunca vais a pasar por taller, error, pasaréis (y no os gustará). Por contrapartida, si obviamos la suspensión electrónica y componentes exclusivos de esta marca, sigue siendo un coche, y como tal siempre se puede arreglar. 

Lo que hay que tener claro es que pasearse con 416 cv de delicia inglesa tiene un precio, y ese precio, amigos, para lo que este señor coche ofrece, es ridículo.

BMW 650i (2007)

Esta segunda opción de la mano de BMW nos ofrece menos refinamiento que el inglés, pero con un precio más competitivo. El serie 6 llegó después del gran vacío que dejó el serie 8, sí, ese grand coupé con faros escamoteables que solíamos tener en maquetas.

Pero realmente una unidad de este modelo, el 650ci, podemos encontrarla por menos de 20000€, aunque eso sí, mejor gastar un poco más y que el mantenimiento sea algo que impere en vuestra decisión de compra, ya que al igual que el caballero inglés, este alemán tiende a tener averías caras si son graves. 

Este modelo en cuestión nos ofrece un V8 atmosférico de 4.8 litros y 367CV, lo que supone que sea menos potente que el Jaguar, pero hay un detalle que el inglés no ofrece ni en opción, la muy razonable posibilidad de conducir un grand coupé con cambio manual

Lo cierto es que el cliente potencial de este modelo prefiere la caja automática de ZF, que es suave y en cierto modo rápida. Un purista preferirá el manual a cambio de perder cierto confort, pero disfrutará más la elasticidad de este motor atmosférico junto con un comportamiento más radical. Al igual que el Jaguar, hablamos de grandes coches enfocados a una conducción deportiva pero no radical, así que si buscáis algo más brusco, deberíais ir mejor a un M3 de la serie e46.

Para terminar, estos dos grand coupé pueden ser grandes aliados en la búsqueda del placer de conducir, pero también hay que tener clara una cosa, costaban entre 85000€ y 120000€, y su mantenimiento estaba pensado para esas cifras.

Que ahora los consigas por una cuarta parte de su precio original no significa que se vayan a mantener una cuarta parte de lo que necesitan, así que mi consejo es, ¿puedes? hazlo, ¿no puedes?, no lo hagas, así de fácil.

Deja una respuesta