Mecánica AntiCovid I: batería, neumáticos y aceites

Mecánica AntiCovid I: batería, neumáticos y aceites

La pandemia del Covid 19 es, sin duda, uno de los grandes males que asolan a la humanidad actualmente. Vamos de ola en ola, cruzando los dedos cada vez que hay un periodo de vacaciones para que no se convierta en una nueva. A esto le sumamos las vacunas que no llegan y el aumento que amenazan a nuestros seres queridos y nuestro entorno y tenemos un panorama bastante hostil.

Lo cierto es que el mundo automovilístico lo está pagando también caro con unas ventas desastrosas y un mundo de la competición restringido a normativa COVID 19, además de las limitaciones de movilidad que hacen que se le quiten a uno las ganas de ver ningún acontecimiento. Detrás de todo esto tenemos otras víctimas del COVID 19, nuestros vehículos, los coches.

Desde mantenimientos pasados de fecha por miedo a acudir al taller y contagiarnos (o que nos multen), hasta averías que se han ido alargando y empeorando con trayectos discontinuos y cortos, en los que el motor no ha tenido lugar de alcanzar su temperatura correcta. A continuación, voy a dar unos consejos para intentar proteger y mantener nuestro vehículo en buen estado, hasta que pase la tormenta.

Batería

Este elemento tan sencillo y que acompaña al automóvil desde tiempos inmemoriales, es muy sensible al paso del tiempo en el que nuestro coche está en reposo y al cambio de temperatura exterior, digo exterior porque en una cochera normal no suele ser tan drástica la oscilación térmica. Si prevemos que nuestro vehículo se va quedar parado por temas del COVID 19, podemos hacer unas sencillas operaciones para que no desfallezca este elemento. 

Lo más sencillo es desconectar un borne de la misma batería, sí, me refiero a uno de los cables gordos que van a ella, tan fácil para que no haya sustos como quitar el negativo que es el que hace masa con el chasis, y cerrar el circuito eléctrico. Aflojáis el borne negativo, lo soltáis y lo envolvéis en una bolsa de plástico para evitar malos contactos accidentales y hacer idas y venidas de corriente en el coche.

Con este pequeño acto os garantizáis una prolongación de la vida de vuestra batería. Eso sí, hay que acordarse de volver a conectarlo después, si no, no arrancará.

Neumáticos

Los neumáticos de nuestros coches tienden a deformarse y desinflarse con el tiempo, pero más aún cuando se pasan bastante tiempo en reposo y sin revisar la presión, o nos es imposible meterles aire por su ubicación. Este consejo que voy a daros es solo aplicable a coches que se encuentren en recintos cerrados. Esto se debe a que puede ser peligroso y algo engorroso hacerlo en la vía pública. 

La operación consiste en lo siguiente:

Necesitaremos cuatro caballetes. Debemos mirar que el peso que aguanten no sea inferior a la TARA de nuestro coche, por seguridad y para evitar sorpresas.

Lo que vamos a hacer es con el mismo gato de nuestro coche, o con un gato profesional, subir cada esquina de este y colocar un caballete en cada esquina, intentando que este se quede lo más derecho posible y cerca del punto de elevación del gato con el que lo hemos subido. Con esta maniobra, se nos queda el coche subido en los cuatro caballetes, y conseguimos que los neumáticos no se aplasten contra el suelo.

Aceite

Lo más normal es que se piense que si no se coge el coche, no se deben de hacer los mantenimientos. Eso no es así, ya que líquidos y correas por ejemplo, deben sustituirse o bien por uso o bien por tiempo. En este caso voy a centrarme en cómo prevenir circular con un aceite pasado de tiempo. 

Si bien es cierto que lo ideal es cambiar el filtro de aceite al mismo tiempo que se cambia el aceite, también es cierto que no todos los filtros son tan accesibles, y no todo el mundo dispone de los medios. 

Para cambiar el aceite nosotros mismos, solo necesitamos estar en un sitio autorizado o bien un garaje privado, ya que luego hay que reciclar el aceite usado, y en la vía pública no es viable. Si tenéis el coche subido mejor aún, pero si no, tendréis que subirlo en algún taco de madera con las ruedas delanteras para acceder al cárter. 

Una vez subido, hay que colocar un depósito de aceite y aflojar el tornillo del cárter hasta que salga el aceite usado. 

Para acelerar la operación, aconsejo abrir el tapón por donde vais a echar el aceite nuevo. Volved a poner el tornillo en el cárter con cuidado y bien apretado, y llenad la cantidad correcta de aceite, hasta que la varilla marque correctamente el nivel. Sorpresa, habéis alargado la vida de vuestro motor con una operación de una hora en el garage.

En el siguiente artículo, veremos más consejos de mecánica, que espero ayuden a pasar esta terrible pandemia.

Deja una respuesta