¡Taxi, por favor!

En este momento estás viendo ¡Taxi, por favor!

Corren tiempos difíciles para los taxistas de nuestros días, desde la aparición de las compañías de coches con conductor como Uber, Cabify y demás, un cielo negro se ha cubierto para esta profesión. Pero en este artículo no vamos a centrarnos en lo malo, si no que vamos a echar un vistazo hacia lo bueno.

Los taxis han sido y son un servicio muy polivalente en la historia de la automoción, además de tener bastante protagonismo en grandes películas de la historia del cine. 

Desde el siglo XVII, en grandes urbes como Londres o París, grandes empresas se dedicaban a la cría y alquiler de mulas y caballos con el fin de hacer trayectos por la ciudad, y pagar por dicho alquiler. La palabra Taxi proviene de la abreviatura de Taxímetro, y a su vez de la palabra griega Tasa, que significa medida. Pero los Taxis como nosotros los conocemos, con motor incorporado y en forma de coche, no hacen su aparición hasta el siglo XX en París.

Los Taxis como los conocemos en nuestros días son muy diferentes según el país donde vayamos: podemos encontrar desde compactos, urbanos, berlinas o SUV, pero todos con el mismo propósito, es decir, llevar al cliente desde el punto A al punto B.

A continuación vamos a ver qué modelos de coches emplean algunos países, y veremos también cómo muchos de ellos dependen de grandes marcas y modelos más que experimentados.

Nueva York

Posiblemente, a día de hoy haya una gran variedad de taxis en la ciudad estadounidense de Nueva York, pero el rey de los taxis, sin duda alguna, ha sido el Ford Crown Victoria.

Esta berlina de Ford ha sido utilizada por los cuerpos de seguridad y organismos públicos debido a su polivalencia, su robusto motor V8 y su gran tamaño. También hay que hacer mención de los coches como el Chevrolet Belair e Impala. Es normal que a día de hoy se haya diversificado mucho el parque móvil de taxis en esta gran ciudad. Algunos modelos japoneses de Toyota, y otros modelos híbridos hacen una dura competencia debido a su consumo y fiabilidad.

Tokio

En esta cultura tan diferente, esta gente no solo tiene los taxis como acostumbran tenerlo todo, sino que además conducen con guantes blancos y una higiene exquisita. Pese a el tema de la higiene, sí es un poco desconcertante que hayan tardado tanto en modernizarse. No hace mucho la plantilla de taxis de esta gran ciudad estaba llena del Crown/Comfort de Toyota, una berlina larga, con motores fiables y tranquilos que apenas ha cambiado en 20 años, pues se lleva fabricando desde el 1996.

Su sustituto es el Toyota Crown Hybrid, pero eso sí, siempre sin salirnos de Toyota, por lo que da que pensar en la calidad del producto y la confianza que transfiere al cliente que sube a él.

Rusia

Como diríamos en nuestra España natal, en Moscú se puede encontrar un sindiós en cuanto a modelos de taxi se refiere. Por un lado podemos encontrar modelos típicos como el utilitario de VAZ, pero por otro lado vemos modelos que poco tienen que ver, como por ejemplo Ford con el Focus, y Hyundai, este último con el modelo Yandex. 

Curiosamente, Rusia quiere apostar por taxis voladores, que llegarán cuando aquí lleven 30 años, y también taxis autónomos. También resulta curioso que la mayoría de los accidentes que vemos en los videos de accidentes impactantes ocurren en carreteras rusas.

Vaz es un gigante de la industria automotriz, y tiene varios acuerdos para enviar varias partidas de pequeño utilitario a países sudamericanos. Estos países parecen tener los mismos estándares de calidad en el servicio de taxis que los rusos, y además se ajustan perfectamente con mecánicas de gasolina de pequeño cubicaje.

Melbourne

En el continente australiano podemos encontrar coches dedicados al mundo de los taxis como por ejemplo canguros, Ford Interceptor… Bromas aparte, no deja de repetirse el mismo patrón que en EE.UU: berlinas grandes o medianas con motores fiables y habitáculos espaciosos.

Podemos encontrar modelos de Ford como el Falcon(Mondeo/Fusion), modelos como el Camry de Toyota, y como no podemos encontrar algunos Holden y Vauxhall. Como podéis ver, siempre se orientan las flotas de estos coches a ofrecer el mayor confort al viajero.

Lo que está claro es que el taxista es una figura abocada a la extinción, grandes empresas de este tipo de transportes apuestan por la conducción autónoma, y los taxis tampoco escapan a la severa mirada de Greta, con lo cual se deben ajustar a los límites de emisiones y además actualizarse de modo continuo.

Deja una respuesta