Vendehumos y dónde encontrarlos

En este momento estás viendo Vendehumos y dónde encontrarlos

Puede parecer un poco fuerte el título de este artículo, pero os voy a mostrar una faceta del mundo de la compra venta que dejará este título más suave que el cuero de los asientos de un Bentley.

En España, la venta de coches nuevos ha caído hasta límites que no se veían en crisis anteriores a la pandemia del Covid-19. El resultado de esta crisis es campas de coches nuevos a estrenar sin salida comercial, o a un ritmo que no debería. Sin embargo, el mercado de segunda mano está muy vivo, el teletrabajo ha abierto oportunidades de comprar coches que se han quedado un año quietos en sus cocheras o en la calle. 

Tristemente, también hay venta de coches que, debido al cierre de empresas, ya no pueden mantenerse o bien se han convertido en capital a invertir para cosas más básicas, como alquileres, hipotecas y básicamente vivir. Lo cierto es que esta situación es pasto de carroñeros, algunos individuos y empresas sin ningún tipo de escrúpulos, capaces de convertir la compra de un coche o la venta en una auténtica artimaña para el consumidor final. 

Puedo parecer un cliente descontento, un empleado mal pagado, pero no os equivoquéis, realmente busco la mejor opción para el conductor del día a día, el conductor que necesita ese vehículo para poder ir del punto A al punto B, o aquel que disfruta cada kilómetro al volante. A continuación voy a mostraros la conducta y mecanismo de estas empresas, y finalmente cómo caen algunos incautos en sus garras. También voy a mostraros un camino más complicado, pero a la vez más beneficioso para comprador y vendedor.

Picadora de carne

Literalmente es como si te metieran en ella, ya que ponerse en manos de grandes superficies de compra-venta es básicamente echarse a los leones, tanto como para comprar como para vender, ojo, no nos confundamos con los compra-venta de menor escala, por supuesto pueden ser también algo pícaros, pero tienen más que perder, y corren el riesgo de bajar la persiana para siempre.

La mecánica de las grandes superficies que bombardean nuestros móviles y televisores con publicidad y ofertas imposibles por coches casi recién salidos del concesionario, es muy simple, y funciona. El cliente aparece en el local con su coche, da igual cómo esté ese coche, a los ojos de un comercial es solo una comisión.

Con cada palabra, esta empresa te está restando al precio real de venta de tu coche, y por miedo puedes caer gravemente en la trampa.  

Lo normal es que el trato sea tan agradable que hasta puede que te lo creas, coincides en gustos, en política, y casualmente ese comercial ya ha tenido ese modelo de coche. Poco a poco estás en el terreno que él quiere que estés, y amablemente te hace la propuesta de tasar tu coche. Después de los elogios y las palmaditas en la espalda, viene el miedo y las posibles averías, el miedo a que si lo vendes por tu cuenta, estés de juicios en menos de una semana por vicio oculto.

Con cada palabra, esta empresa te está restando al precio real de venta de tu coche, y por miedo puedes caer gravemente en la trampa. Si finalmente caes en ella, ten por seguro que tu amado coche, vendido por 30 monedas de plata, acabará en manos de otro inocente. Por referencias de bastante fiabilidad, sé que a estos coches no se les realiza un correcto mantenimiento, y se camuflan averías, eso sí, un buen lavado de cara sí que le hacen. Además de llevártelo con un prodigioso año de garantía en sus talleres. Año de garantía que posiblemente acabe en juicio, ya que intentarán de todas las formas posibles eludir responsabilidad alguna. 

Pacto entre caballeros

El trato, ya sea a un pequeño compraventa o bien entre particulares, se puede hacer correctamente y además de forma que ambos os cubráis las espaldas para evitar desacuerdos en el futuro. 

Cuando vayáis a cerrar el trato, podéis consultar lo que os cuesta una garantía de caja de cambios y motor durante un año. Este tipo de garantía se puede contratar siendo particular, y por ejemplo RACE te permite llevarlo a cualquier taller, incluso la casa oficial. Es la misma garantía que os van a ofrecer las grandes superficies, pero con libertad de llevarlo donde queráis, además de esta forma os cubriréis las espaldas los dos, vendedor y comprador, sin caer en las garras de estos indeseables.

Para terminar, solo deciros que no perdáis la fe en los tratos entre particulares, y tampoco en los pequeños compraventa que ponen empeño y no meten tanta garra en los precios. Si os saliera alguna duda, estaré encantado de ofreceros mi ayuda sin siquiera sacar las uñas de la garra.

Deja una respuesta