Youngtimer

En este momento estás viendo Youngtimer

Seguramente habréis escuchado este término más de una vez en cualquier conversación con gente que le guste el tema automovilístico. Un youngtimer es un coche clásico, es decir, con treinta o más años según la reglamentación vigente en España. No hay que confundirse con coche histórico, ya que el coche histórico necesita otros requisitos para entrar en esa lista. Un buen ejemplo de youngtimer sería por ejemplo las series E30 y E34 de BMW, los W201 o Mercedes 190 y otros más normales como Audi 90/80 o Volkswagen Golf Mk2 Gti.

Podríamos hacer una lista de estos coches casi interminable, pero realmente lo que queremos hacer en este artículo es más bien saber cómo hacernos con uno de ellos sin arruinarnos en el intento y, finalmente, con algo de suerte, atesorar una pequeña joya en el garaje. 

¿Dónde encontrarlos?

Ya es muy raro ver Golf GTI Mk2 o Mk3 en una gran ciudad. De hecho, es incluso raro ver versiones de youngtimer normales, como un BMW E34 diésel o algún que otro Mercedes 190 tambien diésel con casi el millón de kilómetros encima. Mi recomendación como propietario de uno de estos coches (un precioso Audi 90) es empezar por buscar en internet. Internet ofrece muchos portales y ofertas de compra, desde Milanuncios hasta Coches.net.

Pero la mejor opción para mi gusto es comprárselo a la típica persona mayor que posee un youngtimer pero que ya no puede conducirlo como le gustaría. Si tenéis esta opción, lo es que el coche provenga de alguien conocido, más que nada porque así sabremos el uso que se le ha dado al coche y sus qué vida ha tenido (si ha dormido siempre en garage o no, si el dueño era cuidadoso con los mantenimientos…). 

Si sois tan afortunados de ser los dueños de un modelo como este, seguramente no queráis venderlo, pero si lo hacéis, tened claro que sacaréis un buen pellizco.

A veces podemos encontrar joyas en nuestro círculo cercano (familia, amigos, familiares de amigos, etc). Normalmente esta gente ve estos coches como trastos viejos, ruinas andantes, y si además su mecánico habitual tiene algo de idea, les convencerá de que se que no valen nada y que lo mejor que pueden hacer es desprenderse de ellos, para después quedárselos esos mismos mecánicos “como un favor”.

Como anécdota sobre esto que os cuento, hace ya algún tiempo una compañera de trabajo mi padre entregó al desguace un Ford Sierra Cosworth. Llevaba tiempo parado, tenía la luna rota y no pasaba ITV. Cuando mi padre me lo contó, no sabía si reír o llorar, imaginad lo que vale ese youngtimer ahora… sin comentarios. 

Otro lugar donde podemos encontrar este tipo de coches son las urbanizaciones de cierto nivel adquisitivo y de población de edad sobre los 60. Es muy probable que os encontréis alguna joya que otra en la puerta. No perdéis nada por dejarle vuestro teléfono en el parabrisas y negociar un poco. Es probable que en la cochera de ese hombre esté el sustituto de ese viejo youngtimer.

También podríais visitar pequeños pueblos y ver qué encontráis, en algo así como una aventura de fin de semana, aunque es probable que ya les hayan echado el guante los mecánicos de dicho pueblo, o algún nieto/sobrino con más idea de la cuenta.

¿Qué precauciones debo tomar?

Tristemente, no todo el mundo es honrado en los tratos ni en los temas legales de compraventa de vehículos. Tanto es así, que aunque sea un familiar, aunque sea un íntimo amigo, no os fiéis. Puede ser que no os quieran engañar voluntariamente, pero puede pasar que el coche que queréis tenga multas o impuestos atrasados, es más, puede que incluso esté embargado.

La manera de asegurarse de que esté limpio de cargas y posibles quebraderos de cabeza, es ir a una gestoría de confianza y comentar las dudas que tenéis sobre el vehículo, o directamente pedir una nota simple a la DGT. Por alrededor de 10€ podréis ahorraros muchos futuros dolores de cabeza. 

No es oro todo lo que reluce, y desde luego con estos coches hay que andarse con cuidado. Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente tenga gato encerrado. ¡Cuidado!

El tema de la mecánica también tiene miga, pero al igual que ocurre en el tema legal, no podéis fiaros ni de vuestra mano izquierda. Imaginad que os dice el vendedor que a veces se calienta un poco, o que tira combustible, o algo por el estilo.

A no ser que seáis mecánicos e incluso aunque lo seáis, lo mejor es que vayáis a un taller de mecánica de verdad, no un taller de mecánica rápida, sino un taller de reparaciones difíciles y que sepan lo que hacen. Por supuesto, si vais a un taller especializado en coches clásicos será mucho mejor. En mi opinión, siempre se puede cambiar el motor, caja de cambios, cableado etc. Lo que más os puede costar bien el dinero es la carrocería.

Por ejemplo, desde mi punto de vista, me quedaría con un Golf GTI Mk2 impoluto de pintura pero sin motor, que otro que esté perfecto de mecánica pero que haya que pintar. Para mi gusto la pintura original es la mejor, y un motor a día de hoy se encuentra con cierta facilidad. No os asustéis por unidades con el motor roto, ya que podréis conseguirlas por un precio irrisorio, y poner así un nuevo corazón a vuestro youngtimer.

Conclusión 

Es una aventura muy bonita rescatar un coche así y ponerlo al día, pero como toda aventura, se puede complicar. Voy a dar tres consejos imprescindibles para empezar con buen pie:

  • Llevad el coche bajo vuestra responsabilidad junto con el propietario a un taller. El propietario escuchará el veredicto del mecánico y, si hay una avería, o bien un mantenimiento que sea caro, podréis atacar al precio por ahí. Tened en cuenta que este perfil de vendedor, de 60 años en adelante, será duro de roer, pero a un profesional le hará más caso que a vosotros, y podréis negociar sabiendo lo que realmente tiene el coche.
  • Las prisas no son buenas. Y verdaderamente no lo son, id con alguien de confianza, y a ser posible que tenga más paciencia y conocimientos de mecánica que vosotros. De esta forma no os cegaréis solo con el coche, y una segunda opinión puede que os salve de una compra nefasta.
  • As en la manga. Puede ser una buena idea llevar en un bolsillo el 70% del valor del coche, y en otro bolsillo la parte que queráis negociar. El dinero en efectivo crea una imagen en este tipo de perfil de vendedor que mueve montañas, y en este caso, podréis llevaros el coche más barato jugando con la baza del “aquí y ahora”. El efectivo manda (aún).

Deja una respuesta